La mayonesa es, posiblemente, una de las salsas más utilizadas mundialmente. Se consume en sándwiches, ensaladas y acompañando infinidad de platos. Tradicionalmente se hace con una base de huevo y aceite, aunque en algunas recetas le añaden leche o yogur.

 

Se pueden hacer muchas versiones sin ingredientes animales, esta receta (que es la que yo utilizo con más frecuencia) se hace con leche de soja y aceite de girasol o de colza, dependiendo del que tengáis más accesible.

Es tremendamente fácil de hacer y mucho más barata y saludable que las mayonesas veganas que venden en las tiendas. Por su alto contenido en grasa, no es recomendable consumirla muy a menudo, pero para consumir ocasionalmente está estupenda.

 

En cuanto a sabor y textura es muy similar a la clásica mayonesa con huevo, pero apta para veganos o personas alérgicas al huevo. Para personas alérgicas a la soja existen otras recetas que os iré enseñando más adelante.

 

Los ingredientes:

  • 100 ml de leche de soja SIN AZÚCAR ( preferentemente no fría)
  • 200 ml de aceite de girasol o de colza
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de zumo de limón
  • Una pizca de cúrcuma en polvo (no afecta apenas al sabor y le da color amarillo)
  • Opcional: una pizca de ajo en polvo y una pizca de sal negra Kala Namak

La sal Kala Namak es una sal no refinada de color gris rosado (no la confundáis con la sal rosa del Himalaya) originaria de la India. Contiene azufre entre sus minerales y, aunque no da mucho sabor salado, si da un aroma y sabor similar al del huevo. La podéis encontrar en algunos supermercados, en tiendas de productos de la India o en tiendas de alimentación vegana. No es barata pero, al utilizar muy poca cantidad, resulta rentable comprarla ya que le da un toque muy especial a los platos.

La elaboración:

Ponemos en el vaso de la batidora la leche, después el aceite y añadimos la sal, la cúrcuma y el ajo (si queréis usarlo)

Con la batidora de mano colocada en el fondo del vaso, batimos a velocidad media sin mover la batidora. Cuando empieze a adquirir textura cremosa, movemos la batidora de abajo hacia arriba despacio. Añadimos el zumo de limón y la sal Kala Namak (si la queréis utilizar) y batimos unos segundos.

 

Ya tenemos la veganesa lista para consumir. La podéis conservar aproximadamente una semana en el frigorífico dentro de un recipiente cerrado.

 

Espero que la probéis y que os guste.!