Leche de Almendras Veggie Boop / Almond Milk Veggie Boop

Actualmente, en el mercado, existe una gran variedad de alternativas a las leches de origen animal. Tanto es así que, en cualquier supermercado de prácticamente cualquier ciudad, se pueden encontrar estos productos. Estas alternativas son ideales para personas alérgicas a la leche y para personas veganas, que son su principal consumidor. No obstante, esto no quiere decir que no las disfruten personas que consumen lácteos, como otro alimento más. Nosotros, principalmente, consumimos la bebida de soja (por su contenido en proteínas) y la de avena (porque nos encanta el sabor), alternando ocasionalmente con bebida de arroz o leche de almendras casera.

Las almendras son uno de los frutos secos con mayor valor nutritivo, especialmente si las consumimos en crudo. Además de grasas saludables, nos aportan una buena cantidad de proteínas, además de minerales. Contienen calcio y, en menor cantidad, otros minerales como el zinc, fósforo, sodio, potasio, magnesio y hierro, vitaminas del grupo B y vitamina E. Como ya os imaginaréis, es preferible consumir las almendras enteras y en crudo, pero esta bebida sigue siendo una buena alternativa para consumo ocasional.

Además de por sus valores nutricionales, la ventaja de la leche de almendras casera frente a la comercial es que podemos aprovechar la pulpa para otras recetas. Por ejemplo, podéis hacer esta receta de bombones crudiveganos o utilizar la pulpa para añadirla a vuestro porridge o para hacer galletas caseras. Es interesante, en cualquier caso, no desperdiciar esa pulpa sobrante después de disfrutar de nuestra leche casera.

VALORES NUTRICIONALES APROXIMADOS POR RACIÓN (CADA VASO, INCLUYENDO LA PARTE PROPORCIONAL DE PULPA) Energía 314,5 kcal

 

Vitaminas: B1 0,1 mg B2 0,6 mg B3 1,9 mg B5 0,3 mg B6 0,1 mg Ácido fólico 23,7 µg A 1,9 IU C E 12,8 mg K 0,2 µg

Minerales: Calcio 145,5 mg Cobre 0,6 mg Hierro 1,9 mg Magnesio 141,3 mg Manganeso 1,1 mg Fósforo 246 mg Potasio 424,7 mg Selenio 2,3 µg Sodio 10,7 mg Zinc 1,9 mg

Carbohidratos 17,4 g De los cuales: Fibra 7 g Almidón 0,4 g Azúcares 7,8 g

Lípidos Grasas 25 g De las cuales: Monoinsaturada 15,8 g Poliinsaturada 6,2 Omega 3 Omega 6 6,2 g Saturada 1,9

Proteínas 10,8 g Aminoácidos esenciales: Histidina 0,3 g Isoleucina 0,4 g Leucina 0,7 g Lisina 0,3 g Metionina 0,1 g Fenilalanina 0,6 g Treonina 0,3 g Triptófano 0,1 g Valina 0,4

Los ingredientes (para 4 vasos de 250 ml aproximadamente):

  • 200 gramos de almendras crudas y peladas, que debemos dejar en remojo durante la noche
  • 1 litro de agua
  • 5 dátiles (sin hueso) para endulzar o, si lo preferís, sirope de ágave o de arce
  • Opcional: una cucharadita de canela en polvo y media cucharadita de esencia de vainilla

Elaboración:

  • Después de desechar el agua del remojo, aclara las almendras con agua fresca. Ponlas en el vaso de tu procesador de alimentos o licuadora.
  • Añade los dátiles, si los vas a utilizar, y tritura hasta que la textura sea de una masa uniforme. Si notas que tus dátiles están secos, puedes dejarlos en remojo también durante la noche.
  • Añadimos el agua poco a poco y seguimos triturando hasta que quede todo bien mezclado.
  • Cuela el líquido para separar la leche de la pulpa (NO DESECHES LA PULPA) utilizando un paño limpio o alguna de las bolsas especiales para hacer leche vegetal que hay en el mercado (yo utilizo una y me parece más cómodo que el paño) y conserva la leche en el frigorífico. Se mantiene bien durante 4-5 días. La pulpa la podéis guardar en un recipiente hermético y aguanta bien una semana.

 

Hasta la próxima!