Las almendras son uno de los frutos secos con mayor valor nutritivo, especialmente si las consumimos en crudo.

Aportan una buena cantidad de proteínas, aunque debemos recordar que en una dieta 100% vegetal debemos consumir varios tipos de vegetales (frutos secos, verduras, legumbres, cereales, etc) para conseguir todos los aminoácidos necesarios. Parece complicado pero en realidad es muy sencillo.

Contienen además calcio y, en menor cantidad, otros minerales como el zinc, fósforo, sodio, potasio, magnesio y hierro, también aportan grasas saludables, vitaminas del grupo B y vitamina E,

Existen varias marcas de leche de almendras en el mercado, pero la mayoría llevan azúcar añadido y un bajo porcentaje de almendras. Además, haciendo la leche de almendras en casa, podemos aprovechar la pulpa para hacer esta receta de bombones crudiveganos (raw vegan)

 

Los ingredientes:

  • 200 gramos de almendras crudas y peladas, que debemos dejar en remojo durante la noche
  • 1 litro de agua
  • 5 dátiles (sin hueso) para endulzar o, si lo preferís, sirope de ágave o de arce
  • Opcional: una cucharadita de canela en polvo y media cucharadita de esencia de vainilla

Elaboración:

Aclaramos las almendras con agua fresca y las ponemos en el procesador de alimentos o en el recipiente que vayamos a utilizar.

Añadimos los dátiles o el edulcorante que vayamos a utilizar y trituramos hasta que la textura sea de una masa uniforme.

Añadimos el agua poco a poco y seguimos triturando hasta que quede todo bien mezclado.

Cuela el líquido para separar la leche de la pulpa (NO DESECHES LA PULPA) utilizando un paño limpio o alguna de las bolsas especiales para hacer leche vegetal que hay en el mercado (yo utilizo una y me parece más cómodo que el paño) y conserva la leche en el frigorífico. Se mantiene bien durante 4-5 días. La pulpa la podéis guardar en un recipiente hermético y aguanta bien una semana.

 

Hasta la próxima!