El Borscht (también conocido como Borsch) es una sopa de verduras muy popular en la cocina de varios países de Europa del Este. Los ingredientes varían según la región, pero la variedad más popular (la originaria de Ucrania) tiene como base la remolacha. Algunas variedades se consumen frías y otras calientes, algunas incluyen carne o incluso pescado, pero esta receta (obviamente) es 100 a base de vegetales.

Las partes que habitualmente consumimos de la remolacha son la raíz y las hojas. Si no habéis probado las hojas, os las recomiendo en ensalada. La raíz se consume como hortaliza, cruda (en ensaladas, zumos y smoothies), cocida o asada, pero también se puede utilizar para extraer azúcar (se extrae de algunas variedades de remolacha) o para obtener el colorante E162 (rojo de remolacha).

Además de la fibra que nos aporta, es una buena fuente de Vitamina A y Vitamina C y contiene calcio, hierro, magnesio y ácido fólico. Es antioxidante, anti-inflamatoria y beneficia a nuestro sistema inmunitario. Para contrarrestar su alto contenido en oxalatos, se recomienda consumir alimentos ricos en calcio (en la sección de veganismo para novatos tenéis información sobre fuentes vegetales de calcio).

En mi versión de esta sopa he utilizado también garbanzos porque me encantan y porque son una fuente estupenda de proteínas y hierro. Es más habitual utilizar alubias blancas, pero es que me encantan los garbanzos. Si lo preferís, usad la misma cantidad de alubias en vuestra receta. Si vais a utilizar legumbres en lata o envasadas, intentad no utilizar mucha sal porque ya llevan sal. Probad la receta al final y echad sal si lo consideráis necesario.

Ingredientes:

  • 300 gramos de remolacha cruda, pelada y troceada.
  • 100 gramos de zanahoria, pelada y troceada.
  • 1 cebolla, pelada y troceada.
  • 1 diente de ajo, pelado y troceado.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 gramos de repollo troceado.
  • 100 gramos de tomate fresco troceado.
  • 200 gramos de garbanzos cocidos.
  • 100 gramos de champiñones.
  • 2 cucharadas de eneldo fresco (si queréis, podéis decorar con una rama de eneldo fresco cuando vayáis a servir la sopa)
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana.
  • 750 ml de caldo vegetal, preferentemente hecho en casa.
  • Una pizca de pimienta negra y una pizca de sal.

Elaboración:

  • Calienta el caldo y, cuando empiece a hervir, añade el repollo. Deja que cueza durante 15 minutos.
  • Mientras se hace el repollo, pon el aceite en una sartén y saltea la cebolla, el ajo, la zanahoria, los champiñones y la remolacha.
  • Después de 15 minutos, añade los vegetales salteados al caldo con el repollo. Añade el vinagre, una pizca de pimienta negra, el eneldo, un poco de sal y los garbanzos cocidos. Deja que se cocine durante otros 15 minutos. El repollo debe quedar muy suave, si es necesario deja que cueza un poco más.
  • Prueba la sopa y rectifica, si es necesario, la sal.Ya tenemos el Bosrcht listo. Podéis servirlo directamente, acompañado de crema agria vegana o mayonesa vegana, o podéis triturar los vegetales si os gusta más la textura de crema. A mí me gusta decorarlo con una ramita de eneldo fresco.

Espero que os guste y que compartáis la receta!