Crema de Calabaza y Naranja Veggie Boop

Os confieso que compré unas calabazas preciosas para hacer pastel de calabaza, pero hoy me apetecía más hacer esta crema de calabaza y naranja para comer, así que dejaré la receta del pastel de calabaza para más adelante.

Es una receta sencilla, fácil y económica ya que utilizo ingredientes de temporada y muy fáciles de encontrar en cualquier mercado.

El ingrediente principal es la calabaza y la acompaño de naranja, cebolla, jengibre y ajo, todos ellos alimentos que nos ayudan a preparar y proteger nuestro organismo durante el otoño y el invierno por sus propiedades naturales.

La calabaza es alta en betacarotenos y vitamina C, contiene ácido fólico y es una buena fuente de minerales como potasio, fósforo, magnesio, calcio o zinc. La naranja es, como todos sabemos, alta en vitamina C, pero también contienen una buena cantidad de calcio, fósforo, magnesio y muy poca cantidad de sodio. Es cierto que parte de las vitaminas se pierden con la cocción, pero siguen aportándonos beneficios muy interesantes.

El rizoma (la parte que consumimos) del jengibre es utilizado desde hace mucho tiempo por sus propiedades antiinflamatorias, os remcomiendo (si no tenéis ninguna contraindicación al respecto) que probéis la infusión de jengibre fresco rallado cuando estéis resfriados o con dolores menstruales. Yo, personalmente, noto bastante mejoría y noto que me ayuda a aliviar la hinchazón. Contiene vitamina C y minerales como el boro, cromo, cobalto, manganeso, fósforo, silicio o zinc.

Después de este breve repaso a los ingredientes, os dejo con la receta. El jengibre le va a aportar un toque picante, así que si no os gusta lo podéis omitir.

Los ingredientes de la crema son:

  • Aproximadamente 1 kg de calabaza (yo he utilizado 3 calabazas medianas).
  • Aproximadamente 700 ml. de caldo de verduras (opcional).
  • Una naranja grande, pelada y troceada. También os sirve utilizar el zumo de dos naranjas, si lo preferís.
  • Una cebolla mediana, pelada y troceada.
  • Un trozo de jengibre de 1,5 x 3 cm aproximadamente.
  • Un diente de ajo, pelado y cortado en láminas.
  • 2 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de pimienta negra en polvo.
  • Una pizca de comino en polvo.

 

La elaboración no puede ser más sencilla:

  • Enciende el horno a 200º C (392ºF) y, mientras se calienta…
  • Corta las calabazas en trozos, con la cáscara. Vacía la pulpa y conserva las semillas.
  • Cundo el horno esté caliente, coloca los trozo de calabaza en una bandeja apta para horno y hornea 40 minutos a 200ºC.
  • Cuando termine el tiempo de horneado de la calabaza, sácala del horno y pon el aceite a calentar en una cazuela. Rehoga a fuego medio la cebolla con el ajo, el jengibre, la sal, el comino y la pimienta.
  • Ahora será muy fácil retirar la cáscara de la calabaza, puedes ir echando los trozos de calabaza en la cazuela. Rehoga todo junto durante unos 5 minutos.
  • Añade la naranja o el zumo de naranja y rehoga unos 3 minutos más.
  • Añade el caldo de verduras (si te gusta muy espesa, no es necesario añadirlo) y deja que hierva. Baja el fuego a la mitad y deja que cueza durante unos 5-10 minutos.
  • Retira del fuego y tritura utilizando una batidora.
  • Puedes ajustar la textura omitiendo o añadiendo el caldo de verduras, agua, más zumo de naranja o incluso alguna bebida vegetal.
  • Para decorar, yo he utilizado las semillas de la calabaza (están muy ricas ligeramente tostadas) y un poco de nata de coco, pero también puedes utilizar alguna hierba, pimentón, semillas… imaginación al poder!

 

Espero que os guste !