Muchas personas consideran el Chili con Carne como un plato de comida mexicana, sin embargo no lo es. El Chili con Carne es un plato de la llamada cocina “Tex-Mex”, que nació en la frontera entre México y Texas. El chili es pimiento picante, que se puede utilizar fresco, seco o molido según el gusto de cada persona. El plato de Chili con Carne se popularizó principalmente entre las personas con bajo poder adquisitivo ya que se hacía con un poco de carne, alubias o frijoles y chili, siendo un plato muy nutritivo.

Esta versión que os traigo está totalmente libre de productos animales (como todas mis recetas), es económica, altamente nutritiva, baja en grasas, 0% colesterol, alta en proteínas, minerales y sabor, qué más podéis pedir?

Os adelanto que tarda unas dos horas en hacerse como yo lo hago, pero merece la pena. Podéis acortar el tiempo de cocción utilizando alubias enlatadas, pero yo he preferido cocer alubias secas lentamente ya que creo que el sabor que aportan al guiso no tiene nada que ver.

Las alubias rojas que he utilizado son muy ricas en proteínas (como todas las legumbres), ya que contienen 23 gramos de proteína por cada 100 gramos de alubias, además de ser una muy buena fuente de ácido fólico, calcio, magnesio, fósforo, hierro y zinc.

Para prepararlas, previamente las he remojado durante 12 horas. Lo ideal es que le cambiéis el agua del remojo una o dos veces también. Una vez transcurrido este tiempo, las aclaramos y escurrimos. Este proceso, además de ablandar las alubias, va a ayudar a que absorbamos mucho mejor sus nutrientes.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de chili molido
  • 1 cucharada de chili en copos. Si no encontráis chili en copos, podéis utilizar dos cucharadas de chili molido.
  • 1 cucharadita de pimienta cayena molida.
  • 1 cucharada de comino en polvo.
  • 2 cucharaditas de orégano seco.
  • Una pizca de sal. No eches mucha porque la soja la hidratamos con salsa de soja que ya lleva sal y además el picante ya le da MUCHO sabor. Si el caldo de verduras que vas a utilizar es caldo en pastilla NO eches sal, porque será demasiado.
  • 500 g de carne texturizada seca (TVP)
  • 750 ml de caldo de verduras, preferentemente hecho en casa.
  • 1 cucharada de salsa de soja.
  • 1 cebolla roja grande (o dos cebollas pequeñas), pelada y troceada.
  • 3 dientes de ajo, pelados y troceados.
  • 5 tomates medianos maduros troceados (si lo preferís, podéis utilizar dos latas de tomate troceado, pero sale mejor con tomate fresco).
  • 2 pimientos jalapeños troceados. Si no encuentras jalapeños, puedes utilizar chili serrano o chile poblano. Si quitas las semillas serán menos picantes. Si no te gusta mucho el picante, no los utilices.
  • 1 cucharadita de azúcar integral.
  • 300 gramos de alubias rojas (kidney beans) secas, pesadas antes de remojar. Si utilizas alubias ya cocidas, enlatadas, utiliza 500 gramos.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Agua.
  • Lima y cilantro para decorar. Yo no encontré cilantro, por eso en la foto he puesto perejil.

 

Elaboración:

  • El día anterior, pesa las alubias y ponlas a remojar en agua durante al menos 8 horas. Yo las dejo en remojo 12 horas y cambio el agua una o dos veces. Cuando las vayas a cocinas, escurre el agua del remojo y aclara con agua fresca. Si vas a utilizar alubias enlatadas, omite este paso.
  • Hidrata la soja texturizada seca en 750 ml de caldo de verduras con una cucharada de salsa de soja.
  • Mientras se hidrata, calienta las 2 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela grande. Cuando esté caliente, rehoga a fuego medio la cebolla troceada. Cuando esté tierna añade el ajo y, cuando el ajo esté dorado, añade la soja texturizada escurrida.
  • Rehoga la soja junto con el ajo y la cebolla y, cuando esté ligeramente dorada, añade medio vaso de agua caliente (125 ml aproximadamente) y remueve.
  • Mezcla en un cuenco todas las especias y el orégano con un poco de agua. Añade a la cazuela y mézclalo todo bien.
  • Añade los tomates troceados y medio vaso de agua caliente y remueve. Baja el fuego y deja que se cocine media hora a fuego lento. Remueve de vez en cuando para que no se pegue.
  • Añade las alubias y el azúcar y añade agua caliente hasta cubrir las alubias. Cocina a fuego lento durante una hora y media, añadiendo más agua caliente si ves que se consume el agua y las alubias aún no están hechas. Debes remover frecuentemente para que no se te queme el guiso y para que se cocine de forma uniforme. Transcurrido este tiempo, prueba las alubias y, si no están tiernas, deja que cocine un poco más. Cuando estén tiernas, deja reposar unos 15 minutos antes de servir.
  • Si utilizas alubias ya cocidas, deja que se cocinen a fuego lento durante unos 20 minutos.
  • Cuando vayas a servir, echa un chorro de zumo de lima sobre el chili y coloca unas rodajas de lima encima, cilantro fresco y los jalapeños cortados por encima.
  • Si hacéis más cantidad (yo hice dos cazuelas) lo podéis congelar en raciones individuales.

 

Disfrútalo!!