Hoy os traigo una receta fácil, ideal para disfrutar en canapés, sándwiches o como más os apetezca. La semana que viene os ensenaré cómo la he utilizado yo.

La sobrasada es un embutido típico de Mallorca hecho a base de grasa y carne de cerdo, condimentadas con sal, pimentón y pimienta negra. La llamada Sobrasada Vegana (yo prefiero llamarla Paté de Tomate y Frutos Secos) es un paté a base de tomates secos, frutos secos o nueces y especias. Existen muchas recetas y yo he probado varias combinaciones hasta obtener el sabor y la textura que más me gustan. La idea de añadir miso a la receta la he sacado del blog Delantal de Alces y, aunque yo he utilizado otro miso diferente, el toque que le da el miso es muy especial. Si no podéis encontrar miso o no queréis utilizarlo, también sale un paté muy bueno, que os recomiendo que probéis.

 

El miso es una pasta que se obtiene con la fermentación de la soja.Dependiendo del tiempo de fermentación y de si se añaden o no cereales u otros ingredientes, existen diferentes tipos de miso. Yo he utilizado Shiro Miso o miso blanco, que es de fermentación corta (un año) y de sabor suave. Contiene enzimas que ayudan a la digestión, minerales y proteínas. Se dice que puede actuar como probiotico y ayudar a reconstruir la flora intestinal, pero no he encontrado estudios científicos que lo avalen.

Os adelanto que, la semana que viene, empezaré con las recetas de Navidad. Espero poder daros muchas ideas para celebrar las Fiestas sin animales en vuestro plato.

Y ahora, la receta:

Ingredientes (sale bastante cantidad):

  • 200 gramos de tomates secos.
  • 50 gramos de piñones.
  • 50 gramos de anacardos.
  • 1 cucharada de Shiro Miso.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 12 hojas de albahaca fresca, troceadas.
  • 4 cucharadas de pimentón ahumado (preferentemente Pimentón de la Vera).
  • 1 cucharadita de ajo en polvo.
  • 2 cucharaditas de orégano seco.
  • Una pizca de sal. Te recomiendo que no utilices mucha sal, ya que el miso aporta mucho sabor.

 

Elaboración (no puede ser más fácil):

  • Hidrata los tomates en agua caliente durante 15 minutos aproximadamente.
  • Escurre y trocea los tomates. Si vas a utilizar un procesador de alimentos potente, los puedes utilizar sin trocear.
  • Pon los tomates en el procesador de alimentos o en el recipiente que vas a utilizar y añade el resto de ingredientes.
  • Tritura bien hasta que se forme una pasta homogénea.
  • Lo ideal es servir con pan de hogaza, pero yo no tenia en casa así que he improvisado para la foto.

 

Espero que is guste!