Esta es una receta muy especial para mí, ya que se trata de uno de mis dulces navideños favoritos. Recuerdo que, en las cajas de dulces navideños, siempre los buscaba y desde que soy vegana no los había vuelto a probar. Los Roscos de Vino son un dulce típico español y suelen consumirse con el café o infusión, ya que son ideales para mojar en algún líquido. Tradicionalmente, llevan manteca de cerdo y, como no los he encontrado nunca veganos, decidí hacer pruebas y crear mi propia receta. El resultado es muy bueno y su sabor y textura no tienen nada que envidiar a los típicos que venden en las tiendas, con la garantía de que llevan ingredientes 100% a base de plantas y sin conservantes ni ingredientes “raros”.

 

El vino que he utilizado es un vino dulce tipo Moscatel, asegurándome de que se trata de un vino vegano. Os preguntaréis cómo es posible que haya vino no vegano: algunas marcas utilizan gelatina de pescado o clara de huevo para ayudar en el proceso de filtrado de algunos vinos, cervezas o licores. Por eso es importante consultar con el fabricante o utilizar alguna de las aplicaciones o buscadores de vinos, cervezas y licores para asegurarnos de que nuestro producto sea vegano. La página más completa que conozco es Barnivore.

Son muy fáciles de hacer, así que no tenéis excusa para no probarlos!

 

Ingredientes (para 30 unidades aproximadamente):

  • 600 gramos de harina de trigo.
  • 100 gramos de almendras crudas. Las podéis comprar ya tostadas, pero yo prefiero tostarlas yo misma.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 100 mililitros de aceite de girasol o de colza.
  • 1/2 cucharadita de canela molida.
  • 250 mililitros de vino dulce Moscatel.
  • Opcional: un poco de azúcar glass para decorar.

 

Elaboración:

  • Tuesta las almendras en una sartén anti-adherente, sin aceite, a temperatura media. Cuando estén un poco doradas, retíralas de la sartén y tritúralas con un procesador de alimentos o batidora potente. Si vas a utilizar almendras ya tostadas, simplemente tritúralas.
  • Tuesta la harina en una cazuela grande, a fuego medio y sin aceite, removiendo despacio pero constantemente para que no se queme. Después de un par de minutos, retira del fuego y vierte la harina en un bol grande.
  • Añade a la harina tostada las almendras molidas, el azúcar, la canela, el aceite y el vino y amasa hasta obtener una mezcla homogénea. Envuelve en papel de film transparente y deja que repose en la nevera durante media hora aproximadamente.
  • Enciende el horno, con calor arriba y abajo, a 170ºC / 338ºF
  • Extiende la masa con un rodillo hasta que tenga aproximadamente 1 cm de grosor. Corta la forma de los roscos (yo lo hice con dos vasos de diferente tamaño) o utiliza un molde para roscos o rosquillas. He hecho algunos con molde y otros cortando, para que veáis la diferencia, A mí, personalmente, me gustan más cortados que en molde ya que creo que quedan más auténticos.
  • Colócalos en una bandeja de horno preparada con papel de hornear y hornea durante 20 minutos aproximadamente. Seguramente necesites hornear dos veces, ya que salen muchos, o utilizar dos bandejas.
  • Deja que se enfríen sobre una rejilla y , si quieres, espolvorea azúcar glass por encima para decorar.

 

Espero que os gusten!!