Hace unas semanas, en un cuaderno viejo, encontré apuntada una receta de Panna Cotta. El cuaderno lo tenía desde antes de ser vegana, así que seguía la receta tradicional. Como ya sabéis, me gusta mucho reinventar recetas de siempre, así que me decidí a reinventar aquella receta y hacerla estas navidades para mi familia sueca,

La Panna Cotta es un postre italiano muy típico de la región de Piamonte y se elabora a partir de nata (Panna Cotta significa, literalmente, nata cocida en italiano), gelatina y azúcar.  En este caso, he sustituido la nata por leche de coco y la gelatina por mi amado agar-agar.

El agar-agar es maravilloso y nos permite jugar con muchísimas texturas, ya iré compartiendo más experimentos con este ingrediente tan peculiar. Os animo a ir descubriendo una nueva gama de sabores y texturas a través de las diferentes algas y a incorporarlas, sin excederos, a vuestra dieta.

Para darle aún más sabor y cuerpo a este postre, he utilizado chocolate blanco vegano. No recomiendo marcas a no ser que me preguntéis por privado pero, para mí, el mejor chocolate blanco vegano es el de la marca Ichoc. Es mucho más bueno que lo que recuerdo del chocolate blanco con leche que consumía de vez en cuando antes de ser vegana, y os prometo que no me pagan por promocionarles. Por suerte lo podéis encontrar en muchas tiendas veganas y, en mi caso, en el supermercado. Si tenéis oportunidad, probadlo. Si no lo encontráis o no os gusta el chocolate blanco, podéis utilizar cualquier otro chocolate vegano.

 

Y, sin más, vamos con la receta que estoy haciendo la maleta para viajar mañana a mi ciudad. Dado que estaré disfrutando de mi familia y amistades varias, estaré algo menos pendiente del correo electrónico pero, aún así, no dudéis en escribirme si os surge alguna duda. Os responderé en cuanto pueda.

Ingredientes (salen 10 pannacottas pequeñas, si queréis hacer menos cantidad podéis reducir las cantidades):

  • 3 latas de 400 mililitros de leche de coco.
  • 320 gramos de chocolate blanco vegano (en mi caso, 4 tabletas de chocolate “White Vanilla”).
  • 1 cucharada de esencia de vainilla en pasta. Si no tenéis, podéis utilizarla en líquido.
  • 6 cucharaditas de agar-agar en polvo.
  • 4-5 cucharadas de agua.

 

Elaboración:

  • En un cazo grande o cazuela, calienta la leche de coco con la vainilla a fuego medio y remueve frecuentemente para que no se te queme.
  • Disuelve el agar-agar en 4-5 cucharadas de agua y, cuando la leche esté caliente, añade el agar-agar a la mezcla y remueve muy bien.
  • Añade, poco a poco, el chocolate blanco troceado y no dejes de remover.
  • Calienta la mezcla lo suficiente para que hierva y deja que hierva durante unos 2 minutos. Remueve para que el chocolate se derrita bien y se mezclen todos los ingredientes.
  • Retira del fuego, remueve de nuevo y vierte la mezcla en el molde o moldes que vayas a utilizar.
  • Deja que se enfríe. Una vez que esté a temperatura ambiente, puedes meterla en el frigorífico.
  • Para servir, pasa un cuchillo fino por el filo del molde y desmolda con cuidado en el plato o bandeja que vayas a utilizar.
  • Puedes poner por encima lo que prefieras para decorar: fruta, frutos secos, sirope… yo he utilizado grosella en polvo, arándanos y una hoja de menta.

 

Espero que os guste!!!