Crema de Setas Veggie Boop

Como ya sabréis, soy de Madrid pero vivo en Suecia. Pasé de vivir en una gran ciudad a vivir en una ciudad pequeña rodeada de campo y bosques. Una de las mejores cosas de vivir cerca del bosque es poder pasear, deleitarme con los sonidos y olores, respirar aire puro… y recoger setas y bayas. Os confieso que no soy una gran entendida en setas, pero hay una que me gusta especialmente: las chantarelas o rebozuelos (en España, aquí se llaman kantareller)  aunque su nombre científico es Cantharellus Cibarius. Hay varios tipos, siendo las más cotizadas las de color amarillo – dorado.

El otoño es tiempo de setas, y hay pocas cosas más reconfortantes que una crema calentita cuando hace frío fuera de casa. Las cremas son una forma estupenda de combinar muchas verduras y / o legumbres en un solo plato. Además, pueden ayudaros a que los niños y las personas a las que no les gusta la textura de determinadas verduras o legumbres, las tomen y se beneficien de sus nutrientes.

Además de setas, he añadido a esta crema calabacín porque es una de mis verduras favoritas y porque tiene una textura y sabor que combinan muy bien con el resto de ingredientes. Si queréis, le podéis añadir un trozo de tofu para aportarle algo de proteína, o patata para hacerla más densa. Por supuesto, podéis cambiar el tipo de setas según vuestra zona y los productos que tengáis a vuestro alcance. Yo he combinado chantarelas con champiñones y boletus, pero simplemente con champiñones está también muy rica.

VALORES NUTRICIONALES APROXIMADOS POR RACIÓN (SIN TOFU NI PATATA Y ELABORANDO LA RECETA CON BEBIDA DE AVENA)

Energía 200 kcal

Vitaminas: B1 0,1 mg B2 0,5 mg B3 4,3 mg B5 1,8 mg B6 0,2 mg Ácido fólico 37 µg A 768,8 mg C 14 mg E 1,1 mg K 7,1 µg

Minerales: Calcio 167,6 mg Cobre 0,4 mg Hierro 3,3 mg Magnesio 29,8 mg Manganeso 0,4 mg Fósforo 108,6 mg Potasio 617,6 mg Selenio 7,3 µg Sodio 337,5 mg Zinc 1 mg

Carbohidratos 23,8 g De los cuales: Fibra 5,6 g Almidón 1,7 g Azúcares 6 g

Lípidos Grasas 9,1 g De las cuales: Monoinsaturada 5 g Poliinsaturada 0,9 g Omega 3 0,1 g Omega 6 0,8 g Saturada 1,3 g

El contenido en proteínas, sin añadirle tofu, es insignificante, por eso no lo reflejo en este cuadro. Si utilizáis tofu o bebida de soja en lugar de avena, pasa a ser un plato con un contenido importante en proteínas.

Ingredientes (para cuatro raciones):

  • 200 gramos de champiñones frescos.
  • 150 gramos de chantarelas.
  • 100 gramos de boletus.
  • 1 calabacín grande o 2 calabacines medianos.
  • 1 cebolla grande.
  • 2 dientes de ajo.
  • 400 ml. de bebida de avena sin azúcar ni edulcorante. Podéis utilizar también bebida de soja, pero vigilad que sea sin endulzar.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Una cucharada de salsa de soja.
  • Un poco de pimienta negra molida.
  • Un poco de nuez moscada molida.
  • Una pizca de comino.
  • Sal, al gusto.
  • Opcional: una patata cocida, un trozo de tofu firme…

 

Elaboración:

  • Limpia con cuidado los champiñones y las setas para retirar los posibles restos de tierra. Después, córtalos en láminas.
  • Corta la cebolla, el ajo y el calabacín.
  • Calienta el aceite en una olla y, cuando esté caliente, añade la cebolla y el ajo. Rehoga hasta que la cebolla esté blanda y el ajo dorado. Añade en ese momento las setas y la salsa de soja.
  • Cuando veas que las setas están ya hechas, retira (si quieres) un poco para decorar el plato. Añade el calabacín y rehoga hasta que se dore ligeramente.
  • Añade la bebida de avena, la sal y las especias y deja que cueza a fuego medio durante 10 minutos.
  • Si deseas añadir tofu o patata (yo lo hago cuando quiero que sea plato único), hazlo en este momento.
  • Tritura con una batidora de mano, o con tu procesador de alimentos, y sirve caliente.
  • Para decorar, yo he utilizado un poco de setas en polvo (las seco y luego las trituro) y parte de las setas.

 

Espero que os guste!