El tofu es un gran incomprendido, yo misma lo odié la primera vez que lo probé. Por suerte, le di una segunda oportunidad y empecé a experimentar con él. Es un ingrediente muy versátil que, por su sabor suave, se adapta a todo tipo de platos absorbiendo los aromas y sabores de especias y condimentos muy bien. En este blog ya he compartido varias recetas con tofu, y compartiré muchas más. Podéis encontrarlas fácilmente utilizando el buscador.

En este caso os voy a enseñar a preparar un arroz con curry al que añadiremos el tofu preparado de forma que tenga una textura ligeramente crujiente. Es un plato que podéis hacer en grandes cantidades (podéis hacer el doble de cantidad, por ejemplo) y guardar en porciones individuales o congelarlo.

Es un plato muy sabroso que ha tenido mucho éxito entre las personas que han probado mi receta y, además, es económico y muy fácil de preparar. Podéis adaptar la intensidad del curry adaptando la cantidad de curry a vuestro gusto personal. Creo que la leche de coco equilibra muy bien el picante del curry.

Os dejo ya con la receta, dejadme un comentario o enviadme un email si tenéis alguna duda.

 

Ingredientes:

  • 200 gramos de arroz de grano largo, remojado la noche anterior.
  • Aproximadamente 450 ml. de agua.
  • 2 dientes de ajo.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 250 gramos de tofu firme.
  • 1 lata de leche de coco.
  • 2 cucharadas de curry en polvo.
  • 3 cucharadas de pasta de curry.
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado.
  • 2 cucharaditas de jengibre en polvo.
  • 2 cucharadas de sirope de ágave o cualquier otro sirope vegetal que te guste. Yo utilizo de ágave.
  • 2 cucharadas de almidón de maíz
  • Un poco de sal

 

Elaboración:

  • Primero aclara el arroz, después haremos un arroz blanco básico.
  • Pon en una cazuela una cucharada de aceite de oliva y el ajo cortado en láminas. Rehoga un poco el ajo, hasta que esté dorado. Agrega después el arroz y una pizca de sal. Remueve con una cuchara (de madera, preferentemente). Agrega el agua (procura que no esté demasiado fría), baja el fuego y deja que se cueza tapado durante aproximadamente 20 minutos. Después de este tiempo, prueba el arroz, si aún no está hecho, déjalo cocer un poco más. Si crees que necesita más agua, añade un poco más, pero siempre caliente. Cuando ya esté hecho, retíralo del fuego.
  • Mientras se hace el arroz, mezcla en un cuenco grande el almidón de maíz con el jengibre en polvo y un poco de sal.
  • Por 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y, mientras se calienta, corta el tofu en forma de cubos o dados.
  • Añade el tofu cortado en dados al cuenco y mezcla con las manos para que se impregne bien de la mezcla de almidón y jengibre.
  • Añade el tofu a la sartén y ve dando la vuelta a los trozos para que se vayan dorando uniformemente. Cuando estén dorados, añade el sirope de ágave y dale unas vueltas en la sartén para que se impregne bien. Deja que se haga un minuto o dos y retira del fuego.
  • Mientras se hace el tofu, pon a calentar en un cazo la leche de coco a fuego medio y añade la pasta de curry y el resto de especias. Remueve hasta que adquiera un color uniforme y una textura cremosa. Para que quede cremoso es importante que la leche de coco que utilices tenga toda su grasa. Si la utilizas reducida en grasa, puedes disolver una cucharada de almidón (en frío, antes de echarla al cazo) para que espese.
  • Para servir, yo coloco el arroz en el fondo del bol, luego una ración generosa de la salsa de curry y luego el tofu. Puedes decorar con un poco de cebollino, por ejemplo.

 

Espero que os guste!