En casa, por motivos de salud, estamos reduciendo considerablemente la cantidad de aceites que consumimos. Procuramos tomar una pequeña cantidad de aceite en crudo o sustituirlo por una pequeña dosis de semillas o frutos secos y tratamos de preparar los alimentos al horno, estofados o al vapor, ya que no necesitan grasa.

A veces, sin embargo, nos damos un capricho como la lasaña que preparé ayer. Salió buenísima y, en total, llevaba 3 cucharadas de aceite para 6 raciones, que está bastante bien. La bechamel la preparé sin aceite y, sinceramente, no esperaba que quedase tan buenísima como me quedó.

Os dejo la receta, muy sencilla, para que podáis probarla. Para platos como croquetas no es válida, pero para lasañas, canelones o verduras gratinadas al horno va estupenda.

Ingredientes:

  • 250 mililitros de bebida de arroz sin azúcar y sin edulcorar. También sirve bebida de soja, de avena o de almendras, pero es importante que esté sin edulcorar.
  • 1 cucharada de almidón de maíz.
  • 2 cucharadas de levadura nutricional.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • Una pizca de pimienta negra molida.
  • Una pizca de sal.

 

Elaboración:

  • Disuelve el almidón de maíz en 50 mililitros de la bebida que hayas elegido. Remueve muy bien hasta que no queden grumos.
  • Pon el resto de la bebida en un cazo, junto con la sal, la pimienta y la levadura nutricional y añade la mezcla del almidón de maíz.
  • Coloca el cazo en el fuego, a temperatura media-alta, y remueve constantemente hasta que empiece a hervir. Retira en ese momento del fuego, añade la nuez moscada y remueve.
  • Puedes utilizarlo en lugar de la clásica bechamel en muchos platos, pruébala!

 

 

Espero que os guste!