Una de las cosas que aprendí más rápidamente cuando tomé la decisión de hacerme vegana fue aprender a leer etiquetas. Una de las cosas que más me sorprendió (y enfadó) fue la cantidad de aditivos y colorantes de origen animal que nos meten escondidos en todo tipo de productos, desde un zumo aparentemente natural a una bolsa de frutos secos o una salsa. Lo ideal, por supuesto, es evitar al máximo los alimentos altamente procesados o con aditivos pero, sinceramente, yo los consumo esporádicamente.

Estoy preparando un listado con ingredientes y aditivos de origen animal, que suelen estar “escondidos” con nombres y códigos que no sabemos reconocer. Yo utilizo varias apps, además de búsquedas en google y mails a las diferentes empresas, así que espero poder elaborar un listado bastante completo para hacernos la vida un poquito más fácil.

Nos apetecía comer rollitos de primavera, pero la mayoría de las salsas agridulces que encontré contenían colorante animal (carmín o cochinilla) o muchas porquerías que prefiero evitar consumir. Así que, mezclando ingredientes un poco “a lo loco” hice esta salsa agridulce con un toque picante que a nosotros nos gustó mucho.

Lleva azúcar, así que no es recomendable consumirla a menudo, pero de forma ocasional no hay problema. Os dejo con la receta, para que la podáis probar con estos rollitos de primavera, por ejemplo.

Ingredientes:

  • 250 mililitros (una taza) de zumo de naranja. Utilizad naranjas dulces, procurad que no sean ácidas.
  • 250 mililitros (una taza) de vinagre de manzana.
  • 50 mililitros de agua.
  • Una cucharadita de guindilla seca en trozos pequeños, o 1/2 cucharadita de copos de chili.
  • Una cucharada de cebolla en polvo, o 1/4 de una cebolla cortado en trozos muy pequeños.
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo.
  • 1/2 taza (de la misma medida que hayáis utilizado para medir el zumo de naranja) de azúcar.

Elaboración:

  • Pon todos los ingredientes en un cazo a fuego alto y, sin dejar de remover, calienta hasta que el líquido se reduzca a la mitad. Os dejé la semana pasada un vídeo explicativo en mi cuenta de Instagram (tenéis enlace en esta misma página).
  • Deja enfriar antes de utilizarla (se hará algo más espesa) y conserva en un recipiente hermético en el frigorífico.
  • Fácil, ¿verdad?

 

 

Espero que os guste!