Esta receta ya os la enseñé como parte de mi receta de hortalizas asadas con salsa de yogur y tahini, pero creo que os será más fácil encontrarla dentro del apartado de salsas y aliños de la sección de recetas.

Es una salsa muy versátil, ya que la podéis utilizar para acompañar asados de hortalizas, hamburguesas, falafel, ensaladas… en fin, como más os guste.

No lleva aceite, ya que la grasa se la aporta el tahini. Como ya sabréis (porque lo utilizo bastante), el tahini es una pasta de sésamo que puede ser de color blanco o tostado, según la preparación previa de las semillas de sésamo. Lo podéis hacer en casa (yo ayer lo hice por primera vez y, sinceramente, el hecho en casa está mucho más bueno) o comprarlo. Si lo compráis, es importante que reviséis los ingredientes, ya que algunos fabricantes le añaden aceite totalmente innecesario.

Esta receta, como la de la mayoría de los aliños que utilizo, no podría ser más fácil: mezclar y listo.

Ingredientes:

  • Un yogur de soja natural (125 gramos) sin azúcar ni edulcorante. Podéis utilizar también yogur de avena, pero es importante que sea sin azúcar.
  • Dos cucharadas de tahini blanco.
  • Una cucharada de ralladura de limón ecológico (cáscara de limón rallada).
  • Una cucharadita de menta fresca (opcional).
  • Una pizca de sal. Probadlo antes, es posible que no necesite sal, dependiendo de la sal que lleve vuestro tahini.

 

 

Elaboración:

  • Simplemente, mezcla bien todos los ingredientes en un cuenco. Para servir, queda muy bien guardar un poco de la cáscara de limón y echarlo sobre la salsa.