Ya sabéis que soy muy fan de las legumbres y que las consumo muy a menudo (de hecho, casi a diario) en alguna de sus formas. Con legumbres se pueden preparar guisos, ensaladas, hamburguesas, albóndigas, patés y cremas, dulces… o sopas. Además de ser un alimento muy nutritivo, que nos aporta numerosos minerales, proteínas y vitaminas, son muy económicas y fáciles de encontrar todo el año. Lo mejor es comprarlas en seco y cocerlas en casa pero, para momentos puntuales, no está mal comprarlas cocidas. Nosotros siempre tenemos unos cuantos envases de legumbres cocidas en la despensa y vienen muy bien para cuando tenemos prisa o no tenemos ganas de cocinar.

Hoy traigo la receta de esta sopa de alubias rojas, que en casa nos ha gustado mucho. Tiene un toque picante, que podéis graduar según vuestro gusto, y es muy nutritiva y fácil de preparar. Además, está aún más sabrosa al día siguiente de prepararla, por lo que es ideal para llevar al trabajo.

Las alubias rojas, también conocidas como frijol riñón, frijoles rojos, alubias riñón, porotos o kidney beans (según la región y país), son una variedad de la judía común (Phaseolus vulgaris) y son uno de los alimentos más antiguos que conocemos. Originarias de América Central, se extendió su consumo a Europa, África y Asia y son muy consumidas  en la mayoría de países. Aportan gran cantidad de fibra y almidón y un buen aporte de proteínas, además de ácido fólico (vitamina B9), vitamina K1 y minerales como el hierro, cobre, manganeso, potasio o fósforo.

¿A que estáis deseando probar esta sopa? Aquí está la receta:

Ingredientes (para 6 raciones)

  • Aproximadamente 200 gramos de alubias rojas secas, remojadas la noche anterior. Si las vais a utilizar ya pre-cocidas, son unos 600 gramos de alubias ya cocidas.
  • Una cebolla de tamaño mediano.
  • Un par de hojas de laurel para cocer las alubias.
  • 2 guindillas secas. Si no encontráis guindilla, sirve cualquier pimiento picante que os guste.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 litro y medio de caldo de verduras, mejor si lo hacéis en casa.
  • 750 mililitros de leche de arroz sin endulzar. Si no os gusta la de arroz, podéis utilizar de avena o de soja, aunque la que mejor queda en esta receta (para mí gusto) es la de arroz.
  • 3 cucharaditas de jengibre en polvo.
  • El zumo de una o dos limas.
  • Un poco de pimienta negra molida.
  • Un poco de sal.
  • Una cucharada de Shiro Miso (opcional)

 

Elaboración:

  • Escurre y aclara las alubias que has dejado en remojo la noche anterior.
  • Cuece las alubias rojas en agua con un poco de sal y unas hojas de laurel (opcional). Si las cueces en olla o cacerola normal, tardarán aproximadamente una hora. Si te quedas sin agua en la olla antes de que termine la cocción, añade agua fría. Si las haces en olla a presión, suelen tardar unos 15-20 minutos.
  • Cuando ya estén cocidas, escurre bien el agua de la cocción y deja que se sequen un poco. Si quieres, puedes secarlas un poco, con cuidado, sobre papel de cocina.
  • En otra olla o cazuela, pon el aceite de oliva a calentar. Cuando esté caliente, baja a fuego medio-alto y añade la cebolla cortada en trozos muy finitos y la guindilla, también cortada en trozos finitos.
  • Rehoga la cebolla con la guindilla durante un par de minutos y añade las alubias, el jengibre en polvo y un poco de sal.
  • Mezcla un poco con una cuchara (de madera, preferentemente) y añade después el caldo de verduras, el shiro miso (si lo utilizas) y la leche de arroz.
  • Deja que hierva y que se cocine durante 10 minutos y retira del fuego.
  • Prueba el sabor y, si quieres, añade un poco de pimienta negra molida.
  • Tritura con una batidora de mano hasta obtener una textura homogénea. Si la quieres más líquida, puedes añadir más leche de arroz o más caldo, aunque yo creo que así queda perfecta.
  • Cuando vayas a tomarla, exprime media lima sobre cada ración. Si no te gusta la lima, puedes usar limón. Si no quieres usar ninguno de los dos, te recomiendo consumir algún vegetal crudo, rico en vitamina C, junto con la sopa. De este modo ayudarás a que el hierro se absorba mejor.

 

Espero que os guste!