Hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria (vegana y sin gluten)

Hoy os traigo otra receta con base de legumbres, en este caso lentejas rojas. Esta hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria es una muy buena opción para aquellas personas a las que les cuesta comer legumbres o no les sientan bien. Las lentejas rojas son muy suaves y, al no tener piel, son más fáciles de digerir.

Las lentejas rojas son muy ricas en proteínas y en minerales como el hierro, zinc o selenio, entre otros. Aportan también hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, como el ácido fólico. A diferencia del resto de legumbres, no es necesario remojarlas ya que son muy suaves. Esto es una ventaja ya que no es necesario planificar, las podemos preparar en cualquier momento. Debido a la ausencia de piel, se deshacen y pierden su característico color naranja tras la cocción. En esta receta voy a cocerlas muy brevemente, ya que se terminarán de hacer en el rehogado o en el horno después.

Quienes me sigáis en Instagram ya sabréis de mi reciente afición por los germinados. Próximamente quiero probar a germinar lentejas rojas para tomarlas en crudo, en ensaladas o en tostadas. Ya os contaré cómo va la experiencia, porque de momento vamos probando semillas diferentes cada semana y nos gusta mucho.

Como hoy es San Patricio, y es una fecha que me trae buenos recuerdos, he montado mi hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria siguiendo los colores de la bandera de Irlanda. La he servido con pan de hamburguesa casero (sé que os debo la receta), queso crema vegano casero (más adelante os enseñaré mi versión), lechuga, cebolla…

Ingredientes (para aproximadamente 12 hamburguesas):

  • 250 gramos de lentejas rojas pesadas en seco. Las lavamos y aclaramos muy bien antes de cocer.
  • 4 zanahorias de tamaño mediano o dos de tamaño grande, peladas y cortadas en trozos.
  • 2 dientes de ajo, pelados y cortados en láminas.
  • 1 cebolla grande o dos medianas, pelada y cortada en trozos.
  • 150 gramos de copos de avena sin gluten. Si no tenéis intolerancia al gluten, podéis utilizar avena normal o pan rallado. Yo las hago sin gluten por los invitados.
  • 1 cucharada de pasta de tomate.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Si no queréis utilizar aceite, podéis rehogar con caldo de verduras, añadiéndolo poco a poco a la sartén. Yo, en este caso, prefiero utilizar aceite.
  • 2 cucharadas de perejil fresco, sólo las hojas.
  • Especias: 1/2 cucharadita de comino, una cucharadita de jengibre en polvo (también podéis utilizar jengibre fresco si lo preferís), una pizca de pimienta blanca y una pizca de sal.

 

Elaboración:

  • En una olla o cazuela, calienta agua con un poco de sal. No es necesaria demasiada cantidad de agua, es suficiente con que sobrepase un poco el volumen de las lentejas.
  • Cuando el agua comience a hervir, echa las lentejas en el fuego y deja que se cocinen durante 5 minutos. Sí, es una cocción muy corta, pero luego se terminarán de hacer en la sartén o el horno.
  • Después de esos 5 minutos, escurre las lentejas y acláralas con agua fría para cortar la cocción.
  • Mientras se escurren las lentejas, calienta un par de cucharadas de aceite en una sartén. Cuando el aceite esté caliente (pero sin que llegue a echar humo) echa la cebolla, baja el fuego a la mitad, y rehoga durante un par de minutos, hasta que esté blanda. Añade después la zanahoria troceada y, cuando esté blanda, añade el ajo.
  • Rehoga todo junto unos minutos, hasta que el ajo esté dorado, y añade la pasta de tomate y las especias. Dale un par de vueltas para que se mezcle todo y añade las lentejas.
  • Rehoga todo junto un par de minutos y retira del fuego.
  • En un procesador de alimentos, tritura los copos de avena hasta que tengan una textura similar a la harina. Si lo prefieres, puedes comprar harina de avena directamente o utilizar pan rallado. Si no tienes procesador de alimentos, tritura los copos de avena en un bol grande.
  • Añade la mezcla de ingredientes anterior, añade el perejil fresco y tritura todo junto hasta obtener una textura uniforme y deja reposar media hora. Si no has escurrido bien las lentejas, es posible que te quede demasiado húmeda la masa. Añade en este caso más avena o pan rallado.
  • Forma las hamburguesas. Yo hago primero una bola con las manos y luego la aplasto, aunque existen en el mercado moldes para hamburguesas.
  • Si no las vas a consumir en el día o al día siguiente, las puedes congelar en este punto. Si las congelas en un recipiente, coloca trozos de papel de hornear entre las hamburguesas, para que no se peguen.
  • Puedes hacerlas en sartén, dorando con un poco de aceite (o sin aceite, si tu sartén es anti-adherente) o hacerlas al horno durante 10 minutos a 175ºC / 347ºF. Nosotros, normalmente, preferimos utilizar el horno.

 

Como hoy escribo esta receta casi en tiempo real, os puedo contar que nosotros acabamos de disfrutar de esta hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria con una cervecita irlandesa bien fresquita. Recordad que no todas las cervezas son veganas, ya que algunas utilizan ingredientes animales durante su elaboración o filtrado. Tengo pendiente escribir una entrada sobre esto, que espero publicar en breve, mientras tanto os recomiendo utilizar la web Barnivore.

 

Espero que la probéis y que os guste!