Ramen de Miso / Miso Ramen

Como amante de las sopas que soy, hace tiempo que quería enseñaros este ramen de miso. El ramen, para quienes no lo conozcan, es la versión japonesa de la sopa de fideos tradicional china. La diferencia fundamental es que, en la sopa japonesa, los fideos son más gruesos y el caldo más intenso. La versión china utiliza fideos más finos y de textura más suave y, normalmente, el caldo es más ligero.

En japón y en otros países asiáticos, llevan tiempo consumiendo ramen o sopas de fideos para desayunar o como guarnición. A partir del lanzamiento de los fideos instantáneos, se popularizó este tipo de sopa y se extendió su consumo. Eso sí os digo, no tiene nada que ver un ramen de sobre con el que podemos preparar en casa. La versión casera es igualmente económica, pero muy superior en cuanto a sabor y valor nutricional.

Para esta receta, mi recomendación es que preparéis previamente un caldo de verduras casero. Es muy fácil de hacer y podéis preparar gran cantidad para congelarlo. Os dejé un vídeo corto en mi cuenta de Instagram con la forma de preparar caldo casero a partir de “recortes” de verduras, si no queréis hacerlo con verduras enteras.

Como siempre, utilizo ingredientes económicos y fáciles de conseguir. No obstante, la disponibilidad y precio de las verduras y hortalizas puede variar de un país a otro. Podéis sustituir los ingredientes que no encontréis, o se salgan de vuestro presupuesto, por otros de similar sabor y textura.

Os hablé del shiro miso en mi receta de paté de tomate y frutos secos, que os animo también a probar. Este es un ingrediente imprescindible para esta sopa. Lo podéis encontrar en algunos supermercados, en la mayoría de tiendas de alimentación vegana y en casi todas las tiendas de alimentación asiáticas. Os animo a añadir este ingrediente a salsas, patés y caldos, ya que le da un sabor buenísimo a muchas recetas.

La mayoría de la pasta para ramen contiene huevo, así que podéis utilizar cualquier otra pasta que os guste. Yo, por ejemplo, he utilizado tallarines de arroz. Dependiendo de la pasta que utilicéis, la elaboración puede variar según el tiempo de cocción de cada pasta.

Ingredientes (4-6 raciones):

  • 2 litros de caldo de verduras, mejor aún si es hecho en casa.
  • 2 pak choi. Si no encontráis, podéis utilizar dos tazas de hojas de acelgas.
  • 100 gramos de champiñones, cortados en láminas.
  • 100 gramos de setas shiitake. Si no encontráis, podéis añadir más champiñones. Yo las he comprado en una tienda de alimentación asiática.
  • 1/2 lata de bambú, lo he comprado en la misma tienda. Si no lo encontráis, podéis omitirlo.
  • 100 gramos de tofu, cortado en cubos.
  • 2-3 cebolletas. Si no encontráis podéis utilizar una cebolla.
  • 2 dientes de ajo pelados.
  • 6 cucharadas de shiro miso.
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo. Si no tenéis, podéis utilizar aceite de girasol y añadir semillas de sésamo para darle sabor.
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado. Si no lo encontráis fresco, podéis utilizarlo en polvo. Eso sí, sería menos cantidad.
  • 1 cucharada de salsa de soja.
  • Un trocito (aproximadamente 2x2 cm) de alga kombu. Si no tenéis podéis utilizar nori.
  • Pasta, la que prefiráis. Yo he utilizado 200 gramos de tallarines de arroz.
  • Opcional: como “toppings” podéis añadir brotes de soja o de cualquier otra legumbre o semilla, maíz, hierbas…

 

Elaboración:

  • En un cazo, pon medio litro del caldo junto con el ajo, el jengibre, las cebolletas y el kombu. Calienta el cazo y deja que hierva durante 15 minutos.
  • Añade la pasta de miso y la salsa de soja, baja el fuego y deja que se reduzca durante unos 10 minutos. Remueve con una cuchara para que se deshaga bien la pasta de miso y se mezclen bien todos los ingredientes. Si no te gusta mucho el ajo, puedes retirarlo antes de añadir el miso y la soja. Yo no lo retiro.
  • Añade el aceite de sésamo (o el que vayas a utilizar), las setas y los champiñones. Deja que las setas y los champiñones se hagan un poco antes de continuar.
  • Incorpora el resto del caldo de verduras, el bambú y el tofu cortado en cubos. Deja que se cocine todo junto durante otros 15 minutos.
  • Sube un poco la temperatura y, cuando empiece a hervir, añade el pak choi y, si quieres, la pasta. Yo lo cocino junto porque me gusta que la pasta coja algo de sabor del caldo, pero es más fácil dividir la pasta en raciones si la cocéis por separado.
  • Una vez transcurrido el tiempo de cocción de la pasta, la sopa está lista.
  • Sirve muy caliente y decora con los “toppings” que prefieras.

 

 

Espero que os guste!