Bolitas de avena y cacao

En Suecia existe un concepto para denominar al café y a los pequeños bocados (dulces o salados) que lo acompañan: fika. Es toda una institución y es increíble la variedad existente de pequeños bocados pensados para el fika. Como tenemos invitados el fin de semana, quería preparar algo diferente para el fika. Ya en Octubre os enseñé estos bombones de coco y limón, que también están buenísimos, pero que ya han probado. Decidí reinventar las bolitas de avena y cacao que prepara mi pareja, creando una versión más saludable, sin azúcar añadido.

Son perfectas para meter en bolsitas y regalar o para llevar de picnic ahora que se acerca el buen tiempo. También vienen bien para llevar en el bolso y tomar como snack durante el día, ya que aportan bastante energía.

He utilizado dátiles, para endulzar y aportar humedad a la masa, y aceite de coco para aportar untuosidad y textura. Quienes no consumís aceite, o queréis reducir su cantidad, podéis hacer la otra versión de la que os hablaba al principio. De todas formas, tened en cuenta que salen muchas bolitas de esta receta, por lo que el aceite que contiene cada bolita no es demasiado elevado.

Si no os gustan los dátiles, podéis utilizar panela o azúcar. En ese caso tendríais que ajustar la cantidad de líquido y añadir más, ya que el sirope de dátiles que preparo también aporta humedad a la mezcla. El sabor de los dátiles, de todas formas, no se nota demasiado.

Para hacer el sirope de dátiles, que utilizo en muchas recetas, primero dejo los dátiles en remojo durante al menos 8 horas. Si no os habéis acordado de dejarlos en remojo la noche anterior, los podéis poner en remojo por la mañana y hacer las bolitas por la tarde. Despúes de remojarlos, les quito el hueso y los trituro con agua. Dependiendo de la receta, añado más o menos agua según quiera una textura más o menos espesa. Y ya está, una alternativa más sana que cualquier otro sirope, sin abusar.

Una vez que os he contado lo del sirope de dátiles, que me preguntáis bastante por Instagram, os dejo con la receta.

Ingredientes (salen aproximadamente 35 bolitas):

  • 180 gramos de copos de avena (en medidas de dl, son 5). Yo utilizo avena sin gluten.
  • 20 dátiles sin hueso, triturados con 100 mililitros de agua. Elegid dátiles que no lleven azúcar ni sirope añadido.
  • 80 gramos de aceite de coco derretido.
  • 3 cucharadas de cacao puro, sin azúcar, en polvo.
  • 3 cucharadas de café frío. Yo aprovecho café de esa misma mañana.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.

 

Elaboración (no puede ser más fácil):

  • Vierte todos los ingredientes en un bol grande y mezcla bien con las manos.
  • Coloca el bol en el frigorífico y deja reposar durante media hora.
  • Toma pequeñas porciones de la masa y forma las bolitas con las manos.
  • Si lo deseas, “reboza” las bolitas en lo que prefieras. Yo he “rebozado” algunas bolitas en cacao en polvo y , para el resto, he utilizado coco en polvo mezclado con matcha en polvo, una pizca de cúrcuma en polvo y arándanos en polvo. Podéis utilizar también açai, y teñirlas de morado.
  • Yo las guardo en el congelador o en la parte más fría del frigorífico hasta pocos minutos antes de consumir.

 

Espero que os gusten!