Torrijas Veganas Veggie Boop

No podía faltar una receta de torrijas en las fechas en las que estamos, pero quería darles mi toque especial. Obviamente, no llevan ni lácteos ni huevos, pero no tienen nada que envidiar a las tradicionales. Lo que sí llevan es anís, azafrán y bastante canela, por lo que tienen un sabor muy peculiar. Eso sí, tienen una textura crujiente por fuera y suave por dentro, como debe ser.

Cuando hice los lussekatter en Navidades (un bollo típico sueco), me gustó mucho el toque del azafrán en repostería. He estado haciendo varias pruebas con azafrán y, sinceramente, lo voy a utilizar más a menudo porque me encanta. Además de su característico aroma y sabor, aporta un precioso color dorado que hace más apetecible casi cualquier bollo.

Las torrijas, para quienes no las conozcan, son un dulce típico de la Semana Santa (o Pascua) en España. El ingrediente base es el pan, que se remoja en leche o vino, se reboza y luego se fríe. A mi estómago no le sientan bien los alimentos muy fritos, así que he hecho estas torrijas reduciendo el aceite que absorben dando un “golpe” de horno primero.

Como aquí me ha sido imposible encontrar pan para torrijas, he utilizado pan similar al de chapata en la primera tanda (la de la foto). He hecho otra segunda tanda con pan de baguette para la familia y también han quedado bien, aunque yo prefiero el de chapata. Lo importante es que reviséis bien los aditivos del pan, ya que concretamente el de torrijas suele llevar aditivos animales. Sí, sé que aún no he publicado el listado de aditivos a evitar, pero me lo quiero currar un poco más para que sea completo y útil.

Os dejo con mi receta de torrijas, que además voy a compartir antes de lo habitual, para que las podáis probar mañana mismo.

Ingredientes:

  • Una barra de pan, el que queráis, siempre que sea de miga compacta. La barra debe de ser del día anterior, para que esté un poco dura.
  • 2 vasos de leche de almendras (500 ml en total)
  • La piel de un limón
  • Una ramita de canela y una cucharada de canela en polvo.
  • Una “estrellita” de anís estrellado.
  • 2 cucharadas de harina de maíz o de tapioca.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 1/2 cucharada de harina de trigo.
  • Una cucharadita de cardamomo.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • 5 gramos de azafrán (en mi caso, un sobrecito).
  • Aproximadamente 4 cucharadas de aceite, yo he utilizado aceite de oliva suave.
  • Opcional: sirope de dátiles (os expliqué cómo se hace en la receta de las bolitas de avena y cacao) para echar por encima. Si lo preferís, podéis echar un poco de azúcar.

 

Elaboración:

  • Corta el pan en rebanadas de aproximadamente 1 cm de ancho.
  • Reserva aproximadamente 150 ml de la leche de almendras en un bol o plato hondo.
  • Calienta en resto de la leche de almendras en un cazo con una cucharada del azúcar, la canela en rama y en polvo, el anís, el azafrán, la piel de limón, el cardamomo y la nuez moscada, a fuego bajo-medio. Cuando hierva, deja que se cocine durante un minuto removiendo frecuentemente. Retira del fuego y quita la piel de limón, la estrella de anís y la rama de canela.
  • Coloca las rebanadas de pan en una bandeja honda y vierte la leche de almendras por encima. Deja reposar unos quince minutos.
  • Mientras reposa el pan, enciende el horno a 180ºC / 356ºF y prepara una bandeja de horno con papel de hornear. Yo uso papel de silicona, que es estupendo y ahorra papel.
  • En el bol donde tienes el resto de la leche de almendras, añade una cucharada de azúcar, la harina de maíz y la de trigo y mezcla bien, hasta que no queden grumos.
  • Cuando el horno esté caliente, pasa las rebanadas de pan por la mezcla de leche de almendras y harinas y colócalas en la bandeja de horno, sin que se toquen.
  • Hornea a 180ºC / 356ºF durante 15 minutos. Este horneado servirá para que sellen y sean más crujientes por fuera, sin absorber tanto aceite.
  • Después del horneado, calienta el aceite en una sartén anti-adherente. Yo las he hecho en dos tandas y he usado dos cucharadas de aceite en cada tanda. No es necesario más.
  • Fríe cada torrija durante un minuto por cada lado y colócalas en un plato o bandeja con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  • Opcional: echa sirope de dátiles o azúcar por encima.

 

Espero que os gusten!