Pretzel Veganos / Vegan Pretzel

La primera vez que probé los pretzel fue en un puesto de comida en Nueva York, luego los volví a disfrutar en Berlín y nunca los he vuelto a encontrar tan buenos… hasta esta misma mañana que los hemos desayunado en casa. Cuando los probé por primera vez no era vegana, así que no tenía que preocuparme por revisar ingredientes. Desde que di el paso, me ha costado mucho encontrarlos aptos para personas veganas, y no he encontrado ningunos con el sabor y la textura que yo recordaba. Hace un tiempo probé a hacerlos en casa, pero no tenían la textura de los pretzel auténticos. Había omitido un paso muy importante, que está ya corregido en esta receta.

Mi pareja no los conocía, así que os voy a contar un poco sobre los pretzel: También conocidos como Bretzel o Brezel, se cree que fueron inventados por los monjes europeos. Aparecen representados en el Hortus Deliciarum, que data del siglo XII, así que os podéis hacer una idea de la de tiempo que llevan consumiéndose estos bollos. Existen diferentes variedades, las dos más populares son los pretzel duros, que suelen consumirse como snack o junto a bebidas, y los pretzel suaves, que son muy populares como desayuno o incluso rellenos de embutido o queso.

Yo he elegido hacerlos en su variedad suave, que habitualmente contiene lácteos y huevos. La receta tradicional también incluye un ligero baño en una solución con sosa cáustica, pero yo he optado por una solución menos peligrosa y que también le da la textura propia de los pretzel. Este es el paso que no realicé en mis experimentos anteriores.

Después de toda esta información, os dejo con la receta. Os adelanto que, aunque es sencilla, también es entretenida y merece totalmente la pena el esfuerzo.

Ingredientes (para 6-8 pretzels, dependiendo del tamaño. Yo hice 4 del tamaño de los de la foto y dos de tamaño doble):

  • 625 gramos de harina de trigo.
  • 500 ml de agua templada y un poco más para el “baño”.
  • Dos cucharadas de bicarbonato sódico.
  • Una cucharada y media de levadura en polvo. Utilizo levadura seca de panadería en este caso. También se puede utilizar levadura fresca, pero controlo mejor las cantidades en seco.
  • Una cucharada y media de azúcar.
  • Una cucharada de sal.
  • Un poco de aceite, yo he utilizado aproximadamente 3 cucharadas de aceite de girasol en total.
  • Un poco de nata vegetal, yo he utilizado de avena pero también os servirá de soja. He utilizado aproximadamente 50 ml.
  • Una cucharada de sirope de agave o de arce.
  • Sal en escamas o en perlas.
  • Aproximadamente 20 gramos de cacahuetes triturados (opcional)

 

Elaboración:

  • Disuelve la levadura y el azúcar en el agua templada. Espera a que veas burbujas en la superficie y añade 125 gramos de harina. Amasa suavemente y déjalo reposar aproximadamente media hora, cubierto con un paño húmedo, verás que ha aumentado de tamaño.
  • En un bol o recipiente grande, mezcla el resto de la harina con la sal. Añade la mezcla anterior y mezcla. Amasa otro poco en una superficie ligeramente enharinada hasta obtener una masa suave.
  • Forma una bola y colócala en un bol (te sirve el mismo bol grande anterior si lo lavas y lo secas previamente) engrasado con un poco de aceite. Dale vueltas a la bola para que se impregne totalmente de aceite. Tapa con un paño húmedo y deja reposar aproximadamente una hora.
  • Divide la masa en 6-8 partes y forma cilindros con ella. Haz la forma de los pretzel y colócalos en una bandeja de horno, preparada con papel para hornear con un poquito más de aceite.
  • En un cazo, de diámetro más grande que el tamaño de tus pretzel, pon agua a calentar a fuego medio con el bicarbonato sódico. Yo he utilizado más o menos 300 ml.
  • Enciende el horno a 225ºC / 437ºF.
  • Cuando veas que el agua va a empezar a hervir, baja el fuego y baña los pretzel, uno a uno, durante aproximadamente medio minuto. Utiliza una espátula para sacarlos y colocarlos de nuevo en la bandeja de horno engrasada. No utilices pinzas porque podrías deformarlos.
  • En un cuenco, mezcla la nata vegetal con el sirope de agave y “pinta” los pretzel. Yo he utilizado un pincel de silicona para hacerlo.
  • Espolvorea un poco de sal en escamas o en perlas y, si quieres, los cacahuetes triturados.
  • Hornea los pretzel a 225ºC / 437ºF durante aproximadamente 15 minutos. Vigila el horno en la segunda mitad del horneado, porque algunos hornos calientan más que otros y se te podrían quemar.
  • Deja que se enfríen a temperatura ambiente, preferiblemente sobre una rejilla.

 

Espero que os gusten!