Kale Chips / Chips de Kale

Una de las cosas que más me costó cuando emigré fue adaptarme a los horarios de comida, ya que aquí se almuerza y se cena bastante más temprano que en España. Como cenamos muy pronto y nos encanta ver alguna película o serie cada día, muchas veces nos tomamos algún snack durante la sesión en el sofá. Nos gustan mucho las palomitas caseras, pero no son adecuadas para consumir a diario, así que nos estamos pasando a los snacks saludables la mayor parte de los días. Estos chips de kale son una opción estupenda y muy fácil de hacer en casa, que a nosotros nos encanta.

Hace tiempo que empecé a hacer chips de kale en mi deshidratadora, pero como se la regalé a una amiga antes de mudarme, he aprendido a hacerlos en horno. En deshidratadora también están muy buenos, pero se tarda más tiempo y es necesario planificar un poco. Estos que os enseño hoy están preparados en el horno y llevan muy poco aceite. También los podéis hacer sin aceite, pero creo que la textura y sabor mejorar con un poquito de aceite.

Os hablé del kale y de sus propiedades en la receta de mi sopa de mijo y kale y también os contaba, un poco por encima, que se podía consumir también en forma de chips. Lo más importante para preparar unos buenos chips de kale es lavar y secar muy bien las hojas y eliminar el tronco central de cada hoja, ya que es muy duro y no resulta agradable. Yo lo guardo y lo utilizo para caldos, por ejemplo, al igual que la parte más dura del brócoli y de otros vegetales. Ya os iré colgando en Instagram o Facebook más truquitos para aprovechar al máximo lo que compramos.

Os cuento que estoy un poco menos activa en redes sociales porque estoy traduciendo todo el blog al sueco y al inglés (aunque tengo instalado un traductor automatizado, la calidad de las traducciones no es la que querría), pero si os surge alguna duda con esta receta o cualquier otra cosa, enviadme un email o un mensaje y os responderé lo antes posible.

Y, ahora sí, os dejo con la receta.

Ingredientes:

  • Aproximadamente 300 gramos de col kale. Esto equivale más o menos a dos manojos grandes, una vez eliminado el tronco central de las hojas. También, en algunos sitios, lo venden ya cortado.
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Dos cucharadas de levadura nutricional.
  • Una cucharadita de ajo en polvo.
  • Una cucharadita de cebolla en polvo.
  • 1/2 cucharadita de curry en polvo.
  • Una pizca de pimentón ahumado o Pimentón de la Vera.
  • Una pizca de sal.

 

Elaboración:

  • Enciende el horno a 125ºC / 257ºF
  • Lava y seca muy bien las hojas de kale y elimina el tronco central. Las bolsas de kale ya envasado suelen venir ya lavadas, pero a veces tienen algo de humedad, elimina ese exceso de humedad con un paño o con papel de cocina.

IMG_20170516_185948

  • En un bol grande o un barreño, pon el kale y añade el aceite de oliva. Masajea suavemente con las manos para impregnar todas las hojas con el aceite. Añade el resto de ingredientes y mezcla de nuevo, procurando que las especias queden bien repartidas.
  • Prepara una bandeja de horno con papel para hornear y reparte un poco de kale, procurando que no se amontone demasiado. Yo lo hago normalmente en cuatro turnos.

 

IMG_20170516_191130

  • Cuando el horno haya alcanzado la temperatura indicada, hornea durante aproximadamente 10 minutos a 125ºC / 257ºF.  Dependiendo del horno, puede ser necesario un poco más de tiempo, deben quedar crujientes pero con cuidado de que no lleguen a quemarse porque el sabor se amarga mucho.
  • Deja que los chips se enfríen completamente y, si te sobran, se conservan bien en un recipiente hermético.
  • Puedes adaptar las especias a tu gusto, yo las varío según lo que nos apetece en cada momento.

 

Espero que os gusten!