Pasta Alla Puttanesca (vegan and oil free)

La pasta es uno de los platos que más me gusta y, además, es tremendamente versátil. Tiene fama de engordar, aunque lo que más engorda de la pasta que solemos tomar es la cantidad de aceite que utilizamos al prepararla, sobre todo si la comemos nadando en salsa. También influye el tipo de pasta que consumamos, y hoy en el mercado hay numerosas alternativas. Nosotros consumimos principalmente pasta integral y, últimamente, nos estamos aficionando a la pasta a base de legumbres o soja. En este caso, he preparado esta pasta alla puttanesca con pasta de garbanzos. Este tipo de pasta es muy alto en proteínas y no contiene gluten, por lo que es una muy buena alternativa para quienes no toleren bien el gluten.

La salsa puttanesca, tradicionalmente, contiene tradicionalmente anchoas en salmuera. Para sustituir el sabor fuerte que le aportan las anchoas a la salsa, he utilizado unas aceitunas de kalamata de las que me sobraron de la receta del hummus griego y también unas alcaparras en salmuera. Es una salsa espesa y de sabor intenso, que os recomiendo disfrutar con pastas de sabor y textura suave. No he utilizado aceite porque, con las grasas que aportan las aceitunas, no es necesario. Para ajustar la consistencia de esta salsa, yo he utilizado agua pero también podéis utilizar vino si os apetece.

Sin más, os dejo con la receta de mi puttanesca. Contadme, si la hacéis, qué os ha parecido.

Ingredientes (la salsa está calculada para aproximadamente 4 raciones):

  • Pasta, la que prefiráis.
  • 2 tomates frescos maduros.
  • 2 dientes de ajo, pelados.
  • 2 cucharadas de pasta de tomate.
  • 6 tomates secos, de los que no van en aceite.
  •  Aproximadamente 10 aceitunas de kalamata (normalmente son en salmuera), sin el hueso.
  • Una cucharada de orégano seco.
  • Un par de ramas de albahaca fresca, sólo las hojas.
  • 2 cucharaditas de alcaparras en salmuera.
  • Un poco de agua. Yo he utilizado aproximadamente 100 ml.
  • Opcional: si os gustan los sabores fuertes, añadid una cucharadita de pasta de miso.

 

Elaboración:

  • Pon, en una olla, bastante agua con un poco de sal y, cuando comience a hervir, añade la pasta y cuece el tiempo indicado en el envase. No es necesario añadir aceite si cueces con suficiente agua y remueves de vez en cuando. Cuando esté hecha, retira del fuego y escurre.
  • Corta los tomates frescos en rodajas, reservando el jugo que puedan soltar (hazlo sobre un bol).
  • Calienta una sartén a fuego medio y cocina ligeramente las rodajas de tomate.
  • En un procesador de alimentos, pon las rodajas de tomate y su jugo junto con el resto de los ingredientes (excepto el agua) y tritura todo hasta obtener una pasta uniforme.
  • Dependiendo del jugo que hayan soltado los tomates, necesitarás más o menos agua. Añade agua poco a poco y tritura hasta que veas que te queda una salsa espesa como la de la imagen.
  • Sirve sobre la pasta aún caliente y disfruta!

 

Espero que os guste tanto como a nosotros 🙂