Albóndigas Suecas Veganas

Albóndigas Suecas Veganas

Albóndigas Suecas Veganas / Vegan Swedish "Meatballs"

Siempre he considerado la gastronomía una parte muy importante de la cultura de cualquier país, ya que la comida envuelve gran parte de nuestros actos sociales. Como vegana, una de las cosas que más me gusta hacer es “veganizar” los platos con los que siempre he disfrutado, creando versiones sin ingredientes de origen animal. Como inmigrante en Suecia, me gusta también experimentar con recetas típicas de aquí creando sus versiones veganas. He compartido ya alguna receta sueca en el blog pero, si hay un plato sueco que todo el mundo conoce, son las albóndigas.

Hoy es el día de Suecia y, habitualmente, se celebra con música, baile y picnics. Desgraciadamente el clima no ha acompañado mucho (también muy habitual por estas tierras), pero no es excusa para no disfrutar de nuestras albóndigas. La característica principal de las albóndigas suecas es que son bastante compactas y suelen ser de tamaño pequeño, para que las puedas meter enteras en la boca. Lo más habitual es comerlas acompañadas de salsa de arándanos rojos (lingonsylt), patatas en puré o asadas y salsa tipo “gravy”. Yo he utilizado lingonsylt casero que hace mi suegra, patatas asadas especiadas y una salsa espesa de champiñones que no lleva aceite, pero podéis tomarlas como más os apetezca.

Las especias que utilizo son las que, según mi experiencia, hacen que el sabor sea lo más parecido posible a las tradicionales. Si no os gusta alguna de las especias, podéis omitirla aunque el sabor ya no será el mismo. Recordad que siempre podéis adaptar las recetas a vuestro gusto y darles vuestro toque personal. Como siempre, podéis congelar las albóndigas que no vayáis a consumir para tenerlas a mano en el congelador.

Sin más, os dejo con la receta para que las podáis disfrutar cuanto antes.

Ingredientes (aproximadamente 6 raciones):

  • 200 gramos de soja texturizada fina (pesada en seco).
  • Un poco de agua o caldo vegetal para hidratar la soja. Si utilizáis caldo, quedará mejor.
  • 200 ml de leche de soja sin azúcar ni edulcorante. Podéis utilizar cualquier otra bebida vegetal si lo preferís, pero es importante que sea sin endulzar.
  • 70 gramos de pan rallado.
  • 1 cucharada de salsa de soja.
  • 1 cucharada de humo líquido. Si no encontráis humo líquido, podéis echar un poco de pimentón ahumado.
  • 1 cucharada de cebolla en polvo. También podéis utilizar cebolla cortada en trozos muy pequeños si lo preferís. Yo creo que la textura queda mejor con cebolla en polvo.
  • 1 cucharadita de ajo en polvo.
  • 1/2 cucharadita de cardamomo en polvo.
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra en polvo.
  • Una pizca de nuez moscada en polvo.
  • Una pizca de comino en polvo.
  • 2-3 cucharadas de aceite, el que prefieras, para freír las albóndigas en una sartén. Las puedes hacer también al horno, pero creo que quedan mejor en sartén.

 

Elaboración:

  • Hidrata la soja en el caldo vegetal o agua. Si lo haces en líquido caliente, con 10 minutos es suficiente. Escurre.
  • En un bol, mezcla la leche de soja (o la que utilices) con las especias y remueve. Añade el pan rallado y la soja texturizada y mezcla con la mano.
  • Añade la salsa de soja y el humo líquido y mezcla de nuevo hasta que la mezcla quede homogénea. Debe tener humedad, pero ser fácil de compactar con las manos. Si te ha quedado demasiado húmeda la mezcla, añade un poco más de pan rallado. Si te ha quedado muy seca, puedes añadir un poco de agua, caldo o la leche que hayas utilizado.
  • Toma pequeñas porciones de la masa y forma bolitas compactas con la mano.
  • Enciende el horno a 180 grados.
  • En una sartén, pon el aceite que quieras utilizar y dora las albóndigas dándoles la vuelta frecuentemente. Con un poco de aceite es suficiente. No es necesario que estén “nadando” en aceite. Cuando estén “marcadas”, retira de la sartén para hacerlas después en el horno. Si no quieres utilizar horno, tenlas en la sartén un poco más, hasta que estén hechas del todo.
  • Pasa las albóndigas a una bandeja apta para horno y hornea (una vez que el horno esté caliente), durante aproximadamente 7 minutos. También las puedes hacer sólo en la sartén dorando durante más tiempo, pero creo que quedan mejor con sartén primero y horno después.

 

Espero que os gusten!

 

Salchichas de tofu (hot dog vegano)

Salchichas de tofu (hot dog vegano)

Salchichas de tofu / Vegan hot dog

Algunas personas, veganas o no, preguntan a veces por qué las personas veganas comemos cosas ” con forma de carne” para referirse a salchichas, hamburguesas, nuggets o embutido vegano. Quizás olviden que no existen animales con forma de nugget, hamburguesa o salchicha, son formas que le damos a los cuerpos de los animales para comerlos.

Salvo excepciones, las carnes vegetales no tienen el sabor ni la textura de sus versiones a base de animales, y tampoco lo buscamos así. Son formas diferentes de comer legumbres, proteínas vegetales, soja o cereales similares a las que hemos conocido durante toda nuestra vida. De todas formas, como ya he dicho alguna vez, yo no dejé de comer animales (o queso, o huevos, o miel, o…) porque no me gustase el sabor o la textura. Lo hice porque valoro más la vida y la felicidad de esos animales que el hecho de disfrutar de un sabor determinado.

Dicho esto, os cuento un poco de qué va la receta de hoy. Cuando hice en navidades el Jamón de Navidad estilo sueco (aquí lo llaman Julskinka) me quedé con la idea de probar a hacer salchichas utilizando la misma técnica. La receta de estas salchichas es muy similar, ya que simplemente he variado las cantidades y proporciones de algunos ingredientes. La elaboración es aún más sencilla, ya que nos ahorramos el horneado. Además, como me gusta recordaros, podéis hacer gran cantidad para guardar en el congelador. Es una forma estupenda de tener siempre algo listo, sin necesidad de recurrir a productos comerciales.

Os dejo ya con la receta, que quiero ponerme a practicar las recetas de pascua para poderlas compartir con vosotros. Ya me contaréis qué os han parecido.

Ingredientes (salen aproximadamente 15 salchichas):

  • 800 gramos de tofu firme.  Si vais a hacer menos cantidad, podéis adaptar las proporciones.
  • 150 gramos de copos de avena.
  • 300 gramos de remolacha cocida. Yo la cuezo durante aproximadamente 20 minutos.
  • 150 mililitros de leche de arroz. Si lo preferís, podéis usar leche de avena o de soja.
  • 6 cucharadas de almidón de tapioca. Si no lo encontráis (yo lo compré en una tienda de alimentación asiática), podéis utilizar almidón de maíz.
  • 2 cucharadas de pimentón ahumado.
  • 1 cucharada de ajo en polvo.
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida.
  • Una pizca de sal.

 

Elaboración:

  • Disuelve el almidón en la leche de arroz y mezcla muy bien, hasta que no queden grumos.
  • Añade las especias a la mezcla de almidón y leche de arroz y mezcla de nuevo.
  • Corta en trozos el tofu y la remolacha y ponlos en tu procesador de alimentos. Añade el resto de los ingredientes y tritura todo junto hasta que quede una textura uniforme. Quedará una textura pastosa y algo difícil de manejar con las manos. No te preocupes, debe quedar así.
  • Si no tienes procesador de alimentos lo suficientemente grande, puedes triturar en dos veces o utilizar una batidora de mano y triturar todo en algún recipiente grande.
  • Una vez que tengas la masa lista, es el momento de dar forma a las salchichas. Para hacerlo, coloca un trozo de film plástico sobre una superficie plana y coloca la cantidad que quieras de la masa. Yo, para hacer todas las salchichas más o menos iguales, utilizo una manga pastelera. Si no tienes mangas pasteleras, te sirve también una bolsa de plástico para congelar. Simplemente, pon la masa dentro, presiona y cierra bien la bolsa. Corta una esquina para dosificar la masa.
  • Cuando tengas la cantidad que quieras (dependiendo del tamaño de salchicha que quieras hacer), enrolla el film plástico sobre la salchicha y cierra muy bien los extremos. Ten en cuenta que el plástico debe quedar muy bien apretado para que no pierdan forma durante la cocción. Puedes anudar el plástico o utilizar cierres plásticos para bolsas.
  • Con la ayuda de un palillo o tenedor, haz algunos agujeros en el plástico, teniendo cuidado de no desarmar las salchichas.
  • Calienta agua en una olla y, cuando esté hirviendo, coloca el cesto para hacer al vapor y coloca las salchichas dentro. Si no tienes cesto para cocinar al vapor, las puedes cocer.
  • Cocina al vapor o hervidas durante aproximadamente 45 – 50 minutos y deja enfriar.
  • Una vez frías, las puedes hacer a la plancha, en hot dog, en pizza…

 

Espero que os gusten!

Hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria

Hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria

Hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria (vegana y sin gluten)

Hoy os traigo otra receta con base de legumbres, en este caso lentejas rojas. Esta hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria es una muy buena opción para aquellas personas a las que les cuesta comer legumbres o no les sientan bien. Las lentejas rojas son muy suaves y, al no tener piel, son más fáciles de digerir.

Las lentejas rojas son muy ricas en proteínas y en minerales como el hierro, zinc o selenio, entre otros. Aportan también hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, como el ácido fólico. A diferencia del resto de legumbres, no es necesario remojarlas ya que son muy suaves. Esto es una ventaja ya que no es necesario planificar, las podemos preparar en cualquier momento. Debido a la ausencia de piel, se deshacen y pierden su característico color naranja tras la cocción. En esta receta voy a cocerlas muy brevemente, ya que se terminarán de hacer en el rehogado o en el horno después.

Quienes me sigáis en Instagram ya sabréis de mi reciente afición por los germinados. Próximamente quiero probar a germinar lentejas rojas para tomarlas en crudo, en ensaladas o en tostadas. Ya os contaré cómo va la experiencia, porque de momento vamos probando semillas diferentes cada semana y nos gusta mucho.

Como hoy es San Patricio, y es una fecha que me trae buenos recuerdos, he montado mi hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria siguiendo los colores de la bandera de Irlanda. La he servido con pan de hamburguesa casero (sé que os debo la receta), queso crema vegano casero (más adelante os enseñaré mi versión), lechuga, cebolla…

Ingredientes (para aproximadamente 12 hamburguesas):

  • 250 gramos de lentejas rojas pesadas en seco. Las lavamos y aclaramos muy bien antes de cocer.
  • 4 zanahorias de tamaño mediano o dos de tamaño grande, peladas y cortadas en trozos.
  • 2 dientes de ajo, pelados y cortados en láminas.
  • 1 cebolla grande o dos medianas, pelada y cortada en trozos.
  • 150 gramos de copos de avena sin gluten. Si no tenéis intolerancia al gluten, podéis utilizar avena normal o pan rallado. Yo las hago sin gluten por los invitados.
  • 1 cucharada de pasta de tomate.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Si no queréis utilizar aceite, podéis rehogar con caldo de verduras, añadiéndolo poco a poco a la sartén. Yo, en este caso, prefiero utilizar aceite.
  • 2 cucharadas de perejil fresco, sólo las hojas.
  • Especias: 1/2 cucharadita de comino, una cucharadita de jengibre en polvo (también podéis utilizar jengibre fresco si lo preferís), una pizca de pimienta blanca y una pizca de sal.

 

Elaboración:

  • En una olla o cazuela, calienta agua con un poco de sal. No es necesaria demasiada cantidad de agua, es suficiente con que sobrepase un poco el volumen de las lentejas.
  • Cuando el agua comience a hervir, echa las lentejas en el fuego y deja que se cocinen durante 5 minutos. Sí, es una cocción muy corta, pero luego se terminarán de hacer en la sartén o el horno.
  • Después de esos 5 minutos, escurre las lentejas y acláralas con agua fría para cortar la cocción.
  • Mientras se escurren las lentejas, calienta un par de cucharadas de aceite en una sartén. Cuando el aceite esté caliente (pero sin que llegue a echar humo) echa la cebolla, baja el fuego a la mitad, y rehoga durante un par de minutos, hasta que esté blanda. Añade después la zanahoria troceada y, cuando esté blanda, añade el ajo.
  • Rehoga todo junto unos minutos, hasta que el ajo esté dorado, y añade la pasta de tomate y las especias. Dale un par de vueltas para que se mezcle todo y añade las lentejas.
  • Rehoga todo junto un par de minutos y retira del fuego.
  • En un procesador de alimentos, tritura los copos de avena hasta que tengan una textura similar a la harina. Si lo prefieres, puedes comprar harina de avena directamente o utilizar pan rallado. Si no tienes procesador de alimentos, tritura los copos de avena en un bol grande.
  • Añade la mezcla de ingredientes anterior, añade el perejil fresco y tritura todo junto hasta obtener una textura uniforme y deja reposar media hora. Si no has escurrido bien las lentejas, es posible que te quede demasiado húmeda la masa. Añade en este caso más avena o pan rallado.
  • Forma las hamburguesas. Yo hago primero una bola con las manos y luego la aplasto, aunque existen en el mercado moldes para hamburguesas.
  • Si no las vas a consumir en el día o al día siguiente, las puedes congelar en este punto. Si las congelas en un recipiente, coloca trozos de papel de hornear entre las hamburguesas, para que no se peguen.
  • Puedes hacerlas en sartén, dorando con un poco de aceite (o sin aceite, si tu sartén es anti-adherente) o hacerlas al horno durante 10 minutos a 175ºC / 347ºF. Nosotros, normalmente, preferimos utilizar el horno.

 

Como hoy escribo esta receta casi en tiempo real, os puedo contar que nosotros acabamos de disfrutar de esta hamburguesa de lentejas rojas y zanahoria con una cervecita irlandesa bien fresquita. Recordad que no todas las cervezas son veganas, ya que algunas utilizan ingredientes animales durante su elaboración o filtrado. Tengo pendiente escribir una entrada sobre esto, que espero publicar en breve, mientras tanto os recomiendo utilizar la web Barnivore.

 

Espero que la probéis y que os guste!

 

 

Hamburguesa de azuki y arroz

Hamburguesa de azuki y arroz

Hoy os traigo otra receta con legumbres, ya que me encantan y además son la base de nuestra alimentación, junto con las verduras, frutas, semillas y frutos secos. En este caso he utilizado el azuki, una legumbre que descubrí el año pasado y con la que os enseñaré a hacer más recetas. Es una legumbre de tamaño pequeño , forma redondeada y de color rojizo. Su sabor es suave, e incluso ligeramente dulce.

En mi perfil de Instagram os he dejado una foto con otra forma de consumir estas hamburguesas, más saludable y adecuada para consumirla a diario, pero he querido presentarla en forma de la clásica hamburguesa para demostrar que ser vegano no implica privarse de nada. En la foto que acompaña a esta receta, la hamburguesa de azuki va acompañada de mi “bacon” de papel de arroz, calabacín a la plancha, lechuga y cebolla caramelizada. El pan de hamburguesa es también casero, si queréis puedo compartir la receta más adelante. Os recomiendo acompañar siempre los platos con legumbres de vegetales crudos (ricos en vitamina C) que os ayuden a asimilar mejor el hierro.

El azuki es una legumbre, también conocida como soja roja (aunque no es soja) o poroto adzuki, muy consumida en China o Japón y que empieza a consumirse en otros países. Por su versatilidad, se utiliza tanto para platos salados como dulces (incluso se puede hacer helado de azuki), además de consumirse también germinada en brotes.

Yo la encuentro en supermercados y en tiendas de alimentación árabes. En España, también en herbolarios, tiendas de legumbres y en tiendas de alimentación vegetariana / vegana.

Como todas las legumbres, es muy alta en proteínas (el 20% de su peso son proteínas de muy buena calidad) y aportan también fibra e hidratos de carbono. Además tienen menos grasas y son más fáciles de digerir que otras legumbres. Además, nos aporta gran cantidad de ácido fólico, hierro, fósforo, magnesio y vitamina B1. En menor cantidad, también aporta calcio.

Podéis dejarla en remojo o cocerla directamente, aunque yo siempre la dejo en remojo la noche anterior. El remojo, además de “activar” la legumbre, la ablanda y reduce mucho el tiempo de cocción. Dicho esto, os dejo con la receta.

Ingredientes (salen aproximadamente 15 hamburguesas):

  • 150 gramos de azuki (pesados en seco), que dejaremos en remojo la noche anterior.
  • 150 gramos de arroz, podéis dejarlo en remojo también si queréis.
  • 50 gramos de copos de avena.
  • 50 gramos de pan rallado (tanto la avena como el pan rallado podéis encontrarlo sin gluten si tenéis intolerancia)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de ajo en polvo.
  • 1/2 cucharadita de chili en polvo. Si no tenéis o no lo encontráis, podéis echar pimentón picante, por ejemplo.
  • Una pizca de comino.
  • Una pizca de pimienta negra.
  • Sal.
  • Un par de hojas de laurel.
  • Opcional: una cucharadita de humo líquido.
  • Opcional: un trozo pequeño de alga kombu.
  • Opcional: si las vais a hacer al horno, o queréis que tengan una textura más grasa, podéis añadir el aceite que os guste más. Yo, a veces, le pongo un poco de aceite de colza.

 

Elaboración:

  • Por un lado, escurre y aclara el azuki y ponlo en una olla grande. Añade aproximadamente un litro de agua fría, un poco de sal, alga kombu (si la vas a utilizar) y un par de hojas de laurel. Enciende el fuego a temperatura alta-media y deja que hierva. El azuki, después del remojo, tardará aproximadamente media hora en estar listo. Si se queda sin agua, añade agua fría y deja que hierva de nuevo. Puedes comprobar el punto de cocción tomando uno de los granos y verificando si puedes aplastarlo con los dedos.
  • Mientras se hace el azuki, prepara un arroz blanco. Si no sabes cómo hacerlo, puedes consultar la receta de arroz al curry con tofu crujiente.
  • Cuando tengas el arroz y el azuki listos, deja que se enfríen durante aproximadamente 30 minutos. Después, pásalos a un bol grande o a tu procesador de alimentos. Añade el pan rallado y los copos de avena.
  • Mezcla en un cuenco en aceite, el humo líquido, una pizca de sal y las especias. Si vas a hacer el “bacon” de papel de arroz para acompañar a esta hamburguesa, puedes sustituir el aceite y el humo líquido por un par de cucharadas del aliño en el que remojamos el papel de arroz. Le da un toque muy bueno.
  • Añade la mezcla de aceite a tu bol o al procesador de alimentos y tritura. Si no tienes procesador de alimentos, utiliza una batidora de mano. Yo dejo algunos trozos de azuki sin triturar porque me gusta la textura que aportan.
  • Enciende el horno a 175ºC / 347ºF y, mientras se calienta el horno, prepara una bandeja con papel para hornear y forma las hamburguesas. Para darles forma, lo más fácil es tomar una porción de la mezcla con las manos, formar una bola y aplastarla. Coloca las hamburguesas en la bandeja, dejando aproximadamente 1-2 centímetros entre ellas.

hamburguesasAzukiHorno

  • Cuando el horno esté ya caliente, hornea las hamburguesas. Dependiendo del horno, el tiempo de horneado puede variar. Yo las hago 10 minutos por el primer lado y 8 por el segundo. Si no tienes horno, también las puedes hacer en una sartén. Si no las vas a consumir en los próximos días, las puedes congelar antes de hacerlas y así tienes una opción rápida para comer cualquier día.

 

Espero que os gusten!