Pasta alla puttanesca vegana

Pasta alla puttanesca vegana

Pasta Alla Puttanesca Veggie Boop

La pasta es uno de los platos que más me gusta y, además, es tremendamente versátil. Nosotros consumimos principalmente pasta integral y, últimamente, nos estamos aficionando a la pasta a base de legumbres o soja. En este caso, he preparado esta pasta alla puttanesca con pasta integral, pero podéis elegir también pasta de legumbres o de maíz si no toleráis bien el gluten.

La salsa puttanesca, tradicionalmente, contiene tradicionalmente anchoas en salmuera. Para sustituir el sabor fuerte que le aportan las anchoas a la salsa, he utilizado unas aceitunas de kalamata de las que me sobraron de la receta del hummus griego y también unas alcaparras en salmuera. Es una salsa espesa y de sabor intenso, que os recomiendo disfrutar con pastas de sabor y textura suave. Inicialmente no utilizaba aceite para esta salsa, y está también muy rica, pero una pequeña cantidad de aceite le aporta muchos matices.

Además, he actualizado la receta haciéndola aún más cómoda y fácil de preparar, ya que sólo utilizaremos una cazuela. Además de disfrutar de un plato delicioso, tendremos menos cacharros que fregar, ¿qué más podemos pedir?

Sin más, os dejo con la receta de mi puttanesca. Contadme, si la hacéis, qué os ha parecido.

Ingredientes (aproximadamente 4-6 raciones):

  • Pasta, la que prefiráis. Ajustad la cantidad según las raciones que queráis preparar.
  • Aproximadamente, 100 gramos de tomates tipo cherry.
  • 3-4 tomates frescos maduros, también os sirve una lata de 400 gamos de tomate natural triturado.
  • 4 tomates secos, de los que no van en aceite.
  • Aproximadamente 8 aceitunas de kalamata (normalmente son en salmuera), sin el hueso.
  • Una cucharada de aceitunas negras, sin hueso.
  • Una cebolla de tamaño medio.
  • 2 dientes de ajo, pelados.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 cucharadas de pasta de tomate.
  • 2-3 ramas de albahaca fresca, sólo las hojas.
  • Una cucharada de orégano seco.
  • 2 cucharaditas de alcaparras en salmuera.
  • Opcional: si os gustan los sabores fuertes, añadid una cucharadita de pasta de miso.
  • Yo no le añado sal porque las aceitunas y las alcaparras ya llevan y a mí me basta, pero podéis añadir si queréis.

 

Elaboración:

  • En una olla, calienta el aceite de oliva. Cuando esté caliente, añade la cebolla y el ajo y rehoga hasta que el ajo esté dorado y la cebolla blanda. Añade después las aceitunas de kalamata trituradas, los tomates maduros (o tomate triturado) cortados en trozos y su jugo, los tomates secos troceados, la pasta de tomate y el orégano y deja que hierva. Si quieres añadir miso para darle un toque más potente a la salsa, hazlo en este punto. El mismo perderá sus propiedades probióticas por el calor, pero aportará mucho sabor a la salsa.
  • Una vez que hierva, baja el fuego a la mitad y añade la pasta vigilando que esté cubierta completamente por el líquido de la salsa. Si es necesario, corta la pasta por la mitad y añade más agua, justo para cubrirla ya que si añadimos demasiada cantidad de agua quedará una salsa aguada.
  • Cocina, a fuego medio y removiendo con frecuencia, hasta que la pasta esté “al dente” (unos 8-10 minutos dependiendo de la pasta). Añade en este punto las alcaparras, las aceitunas negras troceadas, la albahaca y los tomates cherry cortados por la mitad.
  • Apaga el fuego, remueve todo para que se mezcle bien y deja reposar durante un par de minutos. Decora, si quieres, con un poco más de albahaca y sirve.

 

 

Espero que os guste tanto como a nosotros 🙂

 

Arroz al curry con tofu crujiente

Arroz al curry con tofu crujiente

Arroz al curry con tofu crujiente Veggie Boop

El tofu es un gran incomprendido, yo misma lo odié la primera vez que lo probé. Por suerte, le di una segunda oportunidad y empecé a experimentar con él. Es un ingrediente muy versátil que, por su sabor suave, se adapta a todo tipo de platos absorbiendo los aromas y sabores de especias y condimentos muy bien. En este blog ya he compartido varias recetas con tofu, y compartiré muchas más, pero esta con arroz al curry es una de mis favoritas.

En este caso os voy a enseñar a preparar un arroz con curry al que añadiremos el tofu preparado de forma que tenga una textura ligeramente crujiente. Es un plato que podéis hacer en grandes cantidades (podéis hacer el doble de cantidad, por ejemplo) y guardar en porciones individuales o congelarlo. Es un plato muy sabroso que ha tenido mucho éxito entre las personas que han probado mi receta y, además, es económico y muy fácil de preparar. Podéis adaptar la intensidad del curry adaptando la cantidad de especias a vuestro gusto personal y ajustar también la cremosidad añadiendo más o menos leche de coco.

En este caso, he utilizado dos tipos de arroz integral (negro y normal) y lo he preparado al vapor pero, por supuesto, podéis utilizar cualquier otro arroz que os guste más. Los vegetales que he añadido a la salsa de curry, igualmente podéis cambiarlos según lo que tengáis en casa y os resulte más fácil encontrar.

Sin más, os dejo con la receta para que podáis disfrutarla cuanto antes.

 

Ingredientes (para 4-6 raciones):

  • 200 gramos de arroz, remojado la noche anterior.
  • 250 gramos de tofu firme.
  • 400 ml (una lata) lata de leche de coco.
  • 1 cabeza de brócoli.
  • 1 puerro.
  • 1 cebolla de tamaño medio.
  • 2 dientes de ajo.
  • 3 cucharadas de pasta de curry.
  • 3 cucharadas de aceite de sabor suave.
  • 2 cucharadas de curry en polvo.
  • 2 cucharadas de sirope de ágave o cualquier otro sirope vegetal que te guste. Para esta receta, suelo utilizar de ágave.
  • 2 cucharadas de almidón de tapioca, patata o maíz.
  • 2 cucharaditas de jengibre en polvo.
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado en polvo.
  • Una pizca de comino en polvo.
  • Un poco de sal

 

Elaboración:

  • Primero aclara el arroz, después prepara el arroz como prefieras. Como os contaba antes, yo lo preparo al vapor porque me gusta más la textura, pero hacedlo como os resulte más cómodo.
  • Mientras se hace el arroz, mezcla en un cuenco grande el almidón de maíz con el jengibre en polvo, el pimentón, el comino y un poco de sal.
  • Por dos cucharadas del aceite en una sartén y, mientras se calienta, corta el tofu en forma de cubos o dados.
  • Añade el tofu cortado en dados al cuenco y mezcla con las manos para que se impregne bien de la mezcla de almidón y especias.
  • Añade el tofu a la sartén y ve dando la vuelta a los trozos para que se vayan dorando uniformemente. Cuando estén dorados, añade el sirope de ágave y dale unas vueltas en la sartén para que se impregne bien. Deja que se haga un minuto o dos y retira del fuego.
  • Mientras se hace el tofu, pon a calentar en una olla la cucharada de aceite que nos quedaba. Cuando esté caliente, baja el fuego a la mitad, añade la cebolla cortada en tiras y añade el ajo cuando la cebolla esté blandita. Cuando el ajo esté dorado, añade el resto de verduras cortadas en trozos. Rehoga durante un par de minutos a fuego medio y añade después la leche de coco, la pasta de curry y el curry en polvo. Deja que se cocine durante aproximadamente 5 minutos a fuego medio-bajo y remueve frecuentemente.
  • Para que quede cremoso es importante que la leche de coco que utilices tenga toda su grasa. Si la utilizas reducida en grasa, puedes disolver una cucharada de almidón (en frío, antes de echarla al cazo) para que espese.
  • Para servir, yo coloco el arroz en el fondo del bol, luego una ración generosa de la salsa de curry y luego el tofu. Puedes decorar con un poco de cebollino, por ejemplo.

 

Espero que os guste!