Tartaletas de Jackfruit a la Barbacoa

Tartaletas de Jackfruit a la Barbacoa

El Jackfruit es la fruta del árbol de Jaca, Jack o Yaca, originario de Indonesia. Es la fruta nacional de Bangladesh y muy consumida en muchos países asiáticos y de formas muy diversas. La fruta verde se consume cocinada en guisos y curry, mientras que la fruta madura se suele consumir como helado o acompañando a arroces glutinosos.

 

Jackfruit

 

Por sus interesantes propiedades, constituye un alimento bastante completo: contiene grandes cantidades de vitamina A, vitamina C, una buena cantidad de calcio, proteínas y mucha fibra. En comercios asiáticos suelen tenerla fresca (normalmente en trozos, ya que es un fruto muy grande) o, más habitualmente, en latas. La podéis encontrar en agua, en almíbar o en salmuera. Para preparaciones saladas, lo más aconsejable es comprarla en agua o en salmuera.

Llevaba mucho tiempo leyendo, en varios foros y páginas, sobre lo bueno que estaba el jackfruit a la barbacoa y lo mucho que gustaba a personas veganas y no veganas por su textura y sabor. Hace un par de meses, compré dos de latas de Jackfruit en salmuera y no me había atrevido a probar a cocinarla hasta la semana pasada, que las descubrí al fondo de la despensa. He querido hacer algo diferente de los sándwiches que he visto en algunas webs, preparando unos entrantes de Jackfruit con unas tartaletas de masa quebrada muy fáciles de hacer. Personalmente, no me gusta que al comer un sandwich o bocadillo se “desparrame” el contenido, así que prefiero otro tipo de presentación.

No sabría describir exactamente el sabor, pero la textura sí recuerda a la de la carne mechada. Mi pareja dice que, seguramente, si se lo sirves a alguien no vegano que no lo haya probado nunca, seguramente piense que es carne de cerdo o de pollo.

Os dejo con la receta, que nosotros estamos deseando repetir. Si vais a prepararla para personas que no toleren mucho el picante, podéis reducir o eliminar el chili y la salsa Sriracha.

Ingredientes (suficiente para 12 a 15 tartaletas como las de la imagen):

  • Dos latas de 400 gramos de Jackfruit verde (sin madurar). Debe ser en agua o en salmuera.
  • 250 mililitros de salsa barbacoa. Debéis revisar los ingredientes, para verificar que no contenga ningún ingrediente animal. La que yo he utilizado, además, no lleva grasas.
  • 1 cucharada de aceite de girasol.
  • Una cebolla de tamaño mediano – pequeño.
  • Un pimiento verde de tamaño pequeño.
  • Una cucharadita de ajo en polvo.
  • Una cucharadita de pimentón ahumado.
  • 1/2 cucharadita de chili en polvo.
  • Una cucharadita de salsa Sriracha. Si no tenéis, podéis añadir más chili o unas gotas de tabasco.
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de pimienta negra molida.
  • Tres cucharadas de pasta de tomate.
  • Aproximadamente 100 mililitros de agua.

 

Elaboración:

  • Escurre el líquido de las latas de Jackfruit y aclara con agua fresca.
  • Con un cuchillo, corta la parte dura de los trozos de jackfruit. Puedes utilizarla en otra receta o comértela tal cual o en un smoothie. Reserva los trozos más fibrosos para la receta en un bol.
  • Corta la cebolla y el pimiento en trozos y calienta en una cazuela el aceite. Cuando esté caliente, añade la cebolla. Rehoga la cebolla hasta que esté blandita y añade entonces el pimiento.
  • Cuando el pimiento empiece a estar blando, baja el fuego a temperatura media. Añade las especias y la sal, añade los trozos de jackfruit y rehoga todo junto hasta que se dore ligeramente.
  • Añade la salsa barbacoa, la Sriracha y la pasta de tomate y remueve bien.
  • Añade un poco de agua, lo justo para cubrirlo todo y un poquito más y tápalo.
  • Deja que se cocine a fuego medio durante 30 minutos. A mitad de tiempo, ayúdate de dos tenedores para ir deshaciendo los trozos de jackfruit.
  • Mientras se va haciendo, puedes hornear las tartaletas de masa quebrada. Yo las he hecho siguiendo la misma receta que mi quiche de champiñones y puerro, pero cortando porciones de masa individuales.
  • Si lo preferís, podéis tomaros el jackfruit con arroz (nosotros comimos así la parte que nos sobró), con pasta, en forma de sándwich o como más os guste.

 

Espero que os guste!

Rollitos de primavera al horno (vegan)

Rollitos de primavera al horno (vegan)

Viernes: te apetece cenar unos rollitos de primavera, pero no quieres consumir fritos en tu dieta, o estás limitando su consumo.

Solución: estos rollitos de primavera al horno, con muy poco aceite.

Los rollitos de primavera son uno de los platos más conocidos de la cocina asiática. Consisten en un rollo de pasta, relleno de verduras y (casi siempre) carne. Según la zona, la pasta se prepara a base de harina de trigo (China) o de arroz (Vietnam y Tailandia) y existen muchas variantes de este tipo de rollitos, dependiendo de los ingredientes y forma de cocinado. Habitualmente se preparan fritos en abundante aceite, aunque también existe su variante al vapor, que permite ver el contenido del rollito ya que la pasta se vuelve transparente. Tradicionalmente, la pasta es apta para veganos, aunque en muchos lugares se confunde el rollito de primavera con el llamado “egg-roll”, que se prepara con una pasta que lleva huevo.

En este caso, los he preparado al horno y los he rellenado de verduras de temporada. Según la región en la que estéis, podéis variar las verduras para que os resulte más fácil y económico prepararlos.

En cuanto a la pasta, yo la he comprado en una tienda asiática y es básicamente harina de arroz y agua. Se puede preparar en casa pero, dado que los consumimos de forma muy ocasional, considero que no merece la pena.

Yo he preparado mucha cantidad, he hecho 40 rollitos para poder congelar y tener una opción de comida rápida casera para momentos puntuales.

Ingredientes (salen 40 unidades, variad las cantidades si vais a preparar menos, aunque merece la pena congelarlos):

  • Obleas de pasta para rollitos de primavera. Yo compré un paquete de 40 unidades a un precio bastante económico.
  • 1 col china de tamaño mediano-grande.
  • 3 zanahorias.
  • 2 cebollas.
  • 100 gramos de soja texturizada seca.
  • 100 gramos de brotes de soja.
  • 4 cucharadas de aceite de girasol.
  • 2-3 cucharadas de salsa de soja.
  • Opcional: 1 paquete de “fideos cristal”. Los podéis encontrar en algunos supermercados y en tiendas asiáticas.

Elaboración:

  • Hidrata la soja texturizada, en agua caliente o caldo de verduras, durante 10 minutos. Después, escurre el líquido.
  • Corta todas las verduras en trozos, lo más pequeño que puedas. Si lo prefieres, puedes utilizar un procesador de alimentos.
  • En una cazuela, pon a calentar dos cucharadas de aceite. Cuando esté caliente, añade la cebolla y baja el fuego a temperatura media.
  • Cuando la cebolla esté blanda, añade la zanahoria y, cuando esté tierna, añade la col. Ve removiendo para que no se te queme y para que se cocine uniformemente.
  • Si vas a utilizar los “fideos cristal”, colócalos en un bol con agua. Cuando veas que están hidratados, retíralos del agua y escurre el exceso de líquido.
  • Cuando la col tenga una textura suave, añade la soja texturizada y la salsa de soja. Continúa rehogando a fuego medio durante 2-5 minutos, hasta que la soja esté hecha. Retira del fuego y deja que se enfríe un poco antes de empezar a rellenar los rollitos.
  • Enciende el horno a 200ºC / 392ºF
  • Coloca un par de cucharadas del relleno en el centro de cada hoja de pasta y añade un poco de brotes de soja y7o fideos cristal. Cierra el rollito como si fuese un burrito, dobla primero los dos laterales, luego la parte inferior y luego enrolla el resto.
  • En este punto, coloca en recipientes aptos para congelador los rollitos que vayas a congelar y continúa la receta para el resto.
  • Coloca los rollitos en una bandeja de horno, sobre papel para hornear, con la zona donde hayamos cerrado el rollito hacia abajo. Cuando los tengas ya colocados, utiliza un pincel para “pintar” ligeramente los rollitos con las otras dos cucharadas de aceite.
  • Cuando el horno haya alcanzado la temperatura, mete la bandeja en el horno y hornea durante 15-20 minutos. Vigila el horno, estarán listos cuando estén ligeramente dorados.
  • Podéis disfrutarlos con esta salsa agridulce o con la que más os guste.

    Espero que os gusten!

Rollitos de Berenjena

Rollitos de Berenjena

La semana que viene será una semana muy especial, ya veréis por qué, y llevo unos días experimentando un montón de recetas que estoy deseando compartir con vosotros. Además, me hace muy feliz recibir, casi a diario, mensajes con dudas y preguntas de personas que quieren dejar de consumir productos animales. Eso es señal de que algo estoy haciendo bien y me hace sentir muy bien.

Estoy trabajando en re-diseñar la página principal de recetas y también incluiré una sección con ideas para desayunos, ya que es una de las dudas que más se repiten, así como platos especialmente adecuados para llevar al trabajo. Si tenéis alguna sugerencia, secciones que os gustaría ver o tipos de recetas que os gustaría ver más, estoy abierta a recibir vuestras peticiones.

La receta de hoy combina crudo y cocinado y contiene proteínas, calcio, minerales y grasas saludables. Se trata de unos rollitos de berenjena rellenos de crema de almendras, tomate y un poco de rúcula. Es un plato muy rápido y fácil de hacer que podéis consumir como primer plato o entrante, o como más os guste.

La berenjena es un fruto comestible, originario del sudeste asiático, que se cultiva en países como España, Grecia e Italia aunque los mayores productores son India y China. Contiene gran cantidad de fibra y su aporte calórico es muy bajo. Su contenido en vitaminas es más bajo que otras frutas, aportando vitamina C, A, B1 y B2 y minerales como fósforo y potasio.

Al igual que ocurre con otros vegetales como la patata, puede resultar tóxica si se consume cruda. Tampoco es recomendable ingerir sus hojas. Absorbe bastante aceite, por lo que lo más recomendable es hacerla al horno o como os voy a enseñar hoy, minimizando el aceite que utilicemos. Hay un par de trucos para que absorba menos aceite, ya los iremos viendo.

Vamos ya con la receta, veréis qué fácil es.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2 berenjenas de tamaño grande o 3 de tamaño mediano. Elige berenjenas de forma alargada.
  • Un poco de rúcula, yo utilicé una bolsa.
  • 3 tomates de tamaño grande-mediano o 4 si son pequeños.
  • 2 – 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Para la crema de almendras:

  • 150 gramos de almendras crudas peladas, en remojo durante al menos 4 horas.
  • Una cucharada de ajo en polvo.
  • Una cucharadita de eneldo seco.
  • Una cucharadita de albahaca.
  • Una cucharadita de romero seco.
  • Una cucharada de zumo de limón
  • Una pizca de sal.
  • 3 cucharadas de levadura nutricional.
  • Agua. Yo utilicé aproximadamente 400 mililitros.

Elaboración:

  • Primero haremos la crema de almendras. Para ello, introduce todos los ingredientes en un procesador de alimentos. Empieza introduciendo 200 mililitros de agua y tritura bien. Añade más agua si lo deseas, añadiendo poco a poco, hasta obtener una textura suave y cremosa. Cuando termines, pon la crema en un recipiente y conserva, tapada, en el frigorífico.
  • Corta la berenjena de forma longitudinal, por la parte más alargada, para que sea más fácil hacer los rollitos y que quede mejor. Haz rodajas finas, puedes guiarte por la fotografía que acompaña a esta receta.
  • Calienta una sartén (yo usé una de hierro) en el fuego, con apenas unas gotas de aceite. Pon las 2-3 cucharadas de aceite en un cuenco y “pinta” las rodajas de berenjena con el aceite, ayudándote de un pincel. Yo utilizo un pincel de silicona.
  • Cuando la sartén esté caliente, pon las rodajas de berenjena y ve dándoles la vuelta hasta que estén hechas. Si quieres, puedes utilizar más aceite, pero si utilizas una buena sartén y un pincel será más fácil dosificar el aceite y no necesitarás más.
  • Mientras vas haciendo las berenjenas, corta los tomates en rodajas.
  • Coloca las rodajas de berenjena en un plato para que se vayan enfriando un poco.
  • El tomate, si quieres, lo puedes utilizar crudo. Yo lo hice unos segundos a la plancha en la misma sartén, después de hacer las berenjenas.
  • Para montar los rollitos, coloca en el centro de cada rodaja, una cucharada de la crema de almendras. Coloca también una rodaja o dos de tomate y rúcula. Cierra el rollito y utiliza un palillo para mantenerlo en su sitio.

 

Espero que os gusten!

Cupcakes de Patata

Cupcakes de Patata

Cupcakes de patata Veggie Boop

Hoy empiezo a compartir ideas de platos que podéis hacer estas Navidades (o cuando más os apetezca) y que son fáciles y asequibles de preparar. La mayoría serán recetas para compartir con familiares y amigos, pero casi todos los platos se pueden congelar sin problemas.

El martes os enseñaba mi receta de Hummus de Guisantes y os decía que hoy lo utilizaría en una receta festiva. Son unos cupcakes de patata y batata que podéis servir como entrante o de aperitivo y, si no os gusta el hummus de guisantes, podéis cubrir con alguna otra crema salada. Yo lo he elegido porque creo que los sabores combinan muy bien, porque nutricionalmente creo que es una combinación bastante correcta y porque creo que queda muy bonito a la hora de servir.

Es una receta 100% sin ingredientes animales y también está libre de glúten, por lo que la pueden disfrutar las personas celíacas perfectamente. Para realizarla necesitarás moldes de horno para cupcakes y cápsulas para cupcakes. Yo utilizo cápsulas de silicona para hornear y, en esta ocasión, las he cambiado al servir por cápsulas de papel decoradas.

Y, sin más, vamos con la receta:

Ingredientes (salen 12 cupcakes de tamaño medio):

  • Hummus de guisantes (la receta del martes, es justo la receta anterior a esta y tenéis el enlace en el segundo párrafo)
  • 1 batata de tamaño mediano, si son pequeñas es mejor que utilicéis dos.
  • 1 patata grande, 2 patatas medianas o 3 patatas pequeñas.
  • 8 cucharadas de harina de garbanzos. Si lo preferís, podéis utilizar harina de maíz, pero a mí me gusta más el resultado con harina de garbanzo.
  •  Media cucharadita de polvo de hornear (baking powder) o de bicarbonato sódico.
  • 12 cucharadas de agua templada.
  • 1 cucharada de vinagre blanco (yo utilizo de manzana).
  • 1 cucharada de ajo en polvo.
  • 1 cucharada de eneldo seco.
  • 1 cucharada de tomillo seco.
  • 1 cucharada de levadura nutricional. Si no tenéis, no pasa nada, podéis hacer la receta sin ella.
  • 1 cucharadita de pimienta blanca molida.
  • Un poco de sal. Yo utilizo una cucharadita.
  • Opcional, para decorar, semillas de granada.

 

Elaboración:

  • Después de lavar y pelar, ralla las patatas y la batata y vierte la mezcla en un bol grande.
  • Mezcla en un cuenco la harina de garbanzo con el agua y el vinagre y remueve bien hasta que quede una especie de papilla homogénea.
  • Pre-calienta el horno a 175ºC / 347ºF.
  • Vierte la mezcla de harina de garbanzo en el bol grande, añade las hierbas, la pimienta, la levadura nutricional (opcional) y la sal y mezcla bien hasta que se impregnen bien las patatas y la batata.
  • Coloca las cápsulas en los moldes y vierte la mezcla en las cápsulas. Dosifica con una cuchara para repartir la misma cantidad en cada cápsula y presiona un poco hacia el fondo, dejando unos milímetros libres en cada cápsula, que no desborde la mezcla.
  • El horno ya estará caliente en este punto, así que introduce los moldes en el horno y hornea a 175ºC /347ºF durante 20-25 minutos.
  • Cuando ya estén horneados, déjalos enfriar en una rejilla y, cuando estén a temperatura ambiente, los puedes decorar.
  • Yo he utilizado hummus de guisante y semillas de granada para decorar, pero hazlo como prefieras y te sea más cómodo.

 

Os enseño una foto del “corte” para que veáis cómo quedan:

 

Espero que os guste!!